Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Enrique Peña Nieto deja en segundo plano al deporte


Falta un poco más de un año para que termine el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto y entre las problemáticas que aquejan a la sociedad como la violencia, la crisis financiera, los casos de espionaje, también se encuentran los daños a deporte mexicano, sobre todo en cuestión económica.  

Al inicio de su mandato, la Comisión de Cultura Física y Deporte contó con 7 mil 179 millones de pesos, sin embargo el presupuesto ha ido disminuyendo paulatinamente año con año, a tal grado que para el 2017 apenas cuenta con 2 mil 100 millones de pesos, es decir, con apenas el 29% de lo que comenzó.

Tras los continuos recortes las CONADE comenzó a tomar medidas para reducir los gastos, el primero fue dejar de realizar eventos internacionales en suelo nacional si estos no contaba con un apoyo privado, así fue que se renunciaron a la organización del Mundial de Natación que se llevaría a cabo en Guadalajara en 2017, con esa decisión el gobierno se ahorró 100 millones de dólares.

En 2015, FORBES posicionó a México como el segundo país que más dinero destinaba al deporte en América Latina, solo por detrás de Brasil. En aquel año el presupuesto era de 3 mil 650 millones de pesos

Y aún teniendo uno de los mejores presupuestos de la región, los problemas en el deporte no han podido ser solucionados por los directivos mexicanos. Cuando Peña Nieto nombró a Alfredo Castillo como encargado, se desató una guerra entre la CONADE, las federaciones y el Comité Olímpico Mexicano, por el dinero y por la falta de rendición de cuentas, que solo afectó a los atletas.

Como se mostró cuando el boxeador Misael Rodríguez salió a botear por la ciudad para conseguir recursos para los Juegos Olímpicos de 2016, pues no había recibido ayuda federal ya que la CONADE le quitó el presupuesto a la Federación Mexicana de Boxeo para “limpiar” la corrupción de los organismos.

En el 2017 las problemáticas para los deportistas mexicanos siguen apareciendo. En junio la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo informó que la federación internacional se haría cargo de los gastos de la selección mexicana durante el Campeonato Mundial de Londres que se realizará en agosto.

Transporte, hospedaje y alimentación correrán por cuenta de la IAFF, pero esto solo será un préstamo pues la federación mexicana tendrá que reembolsar el dinero para evitar una penalización.

El organismo nacional dejó de recibir apoyo federal desde el 2015, año en el que Castillo entró a la CONADE, y posteriormente Antonio Lozano, directivo de la FMAA, fue acusado por la propia comisión por el delito de peculado por 4.8 millones de pesos.

Mientras el proceso penal de Lozano continúa y él sigue el libertad, los atletas mexicanos deben “mendigar” recursos para asistir a competencias internacionales.

Más allá del recorte financiero que han sufrido las entidades deportivas, las acciones o falta de ellas durante el sexenio actual han mostrado que el deporte nacional no es uno de los objetivos para el gobierno de Peña Nieto siendo que este sirve como camino para mejorar la vida de las personas y también construir una mejor sociedad.

Link copiado al portapapeles

Redacción Los Pleyers

@ceroceromx