La historia como futbolista de Rafael Márquez no se puede entender sin el Barcelona. Con el cuadro culé, el exdefensor mexicano se colocó como uno de los mejores jugadores en la historia de México. Ahí se consagró, se hizo estrella y leyenda. Sin embargo, a estas alturas, luce sorprendente pensar que Márquez tuvo la posibilidad de fichar por el Real Madrid, pero así fue.

En entrevista para ESPN, Rafa aseguró que el fichaje por el conjunto blanco en 2002 estuvo cerca de concretarse. “Estaba avanzada la negociación, yo estaba ilusionado y contento”, recordó Márquez antes de soltar el motivo por el cual no pudo concretarse su fichaje con el Real Madrid: “contrataron a Ronaldo y todo se vino abajo”. Sí, el Fenómeno no permitió ver al Káiser Azteca en el Santiago Bernabéu, debido a que los fondos del equipo Merengue se fueron en su contratación.

Exfigura del Barcelona: “Rafa Márquez era 10 veces mejor que Gerard Piqué”

Pese a no haber jugado para el cuadro de la Casa Blanca, Rafael no deja reconocer lo que significó para él ese momento. “Me siento afortunado de que alguna vez el Real Madrid puso sus ojos en mí y estuvo interesado”, señaló Rafita, quien terminaría en las filas del Barcelona un año después. “Estuve en Mónaco hasta que llegó una oferta del Barcelona y a lo mejor no era el momento adecuado para salir (hacia el Real Madrid) del Mónaco, por algo pasan las cosas”, señaló el defensor que se haría una figura absoluta con el conjunto culé y en México.

Rafa Márquez quiere poner al Atlas al nivel de Europa

Márquez formó parte del Barcelona por siete años, después de su fichaje en 2003, y fue parte importante para el renacer del equipo en España y el continente, aunque en sus inicios ahí no fueron sencillos.”Siete años se dicen fácil, pero se sufren un montón. Fue mucho sacrificio. Solo hay que pensar que siendo uno de los mejores equipos del mundo, siempre trata de tener a los mejores jugadores. Me costó seis meses adaptarme al equipo; no te podías relajar un día”, reconoció Márquez, que ahora es muy bien recordado en la ciudad condal. ¿Habría logrado lo mismo en Madrid? Solo queda echar volar a la imaginación.