Retirarse es uno de los momentos más complicados para cualquier deportista. El aceptar que se debe decir adiós no es un proceso sencillo y varios terminan prolongando su carrera más de lo que se hubiera supuesto. Sin embargo, el despedirse por culpa de una enfermedad es aún menos satisfactorio y ese es un proceso que en estos momentos atraviesa el icónico luchador Vampiro Canadiense.

Recordado por muchos aficionados por el gran espectáculo que daba arriba de los cuadriláteros y rivalidades con leyendas como Eddie Guerrero, Rey Mysterio y Konnan, el Vampiro Canadiense se ha visto obligado a decir adiós de la lucha libre debido a alzhaimer y parkinson que padece, enfermedades que han ido afectando su cuerpo.

Luchadora sufre acoso en plena función en México [VIDEO]

Tengo un par de años sufriendo diferentes síntomas, la depresión estaba afectando mi salud, en noviembre del año pasado sufrí un preinfarto, me espanté mucho y era obvio que algo estaba mal”, reconoció el gladiador para el medio Más Lucha.

Debido a todos estos problemas, el Vampiro reconoció que sigue entrenando, pero a su ritmo. “Ya no estoy haciendo nada que pueda provocar daño en la cabeza, las caídas, simplemente los saltos hacen que golpee mi cerebro, ya no puedo”, admitió.

Además estableció de manera contundente que no volverá a subirse a los cuadriláteros. “No puedo volver a luchar. Estaba entre que sí y no, pero es un insulto a las nueva generación, Arena México, AAA, promotores y aficionados, subir a este nivel no vale la pena. Otra cosa es mi salud, un mal golpe y me puedo morir”, apuntó el luchador para el medio citado.

Conoce las muertes más impactantes de la lucha libre

Vampiro Canadiense aceptó que sigue perteneciendo a la Triple A, aunque ya no se desempeña ahí. Aún así, la empresa le ha mostrado todo su apoyo a la espera de saber qué sucederá con él. “Para dar lo mejor a AAA necesito estar mejor”, aseguró el luchador.

“Ya pasó mi tiempo”, sentenció Vampiro Canadiense, quien a los 52 años tiene que luchar con dos enfermedades muy difíciles de atacar y que reconoce no va vencer. Sin embargo, es consciente que puede “frenar la velocidad que pueda afectar gravemente mi vida”.