¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cruz Azul se apoderó de Ángel Mena y saló al León en la Gran Final

Ángel Mena fue un fantasma en León toda la Liguilla y es inevitable pensar que su pasado en Cruz Azul afectó al ecuatoriano.
Redacción Los Pleyers
Imagen: Getty

De nada sirven esos 14 festejos en fase regular si no van a retribuirse en títulos oficiales. Si de algo presumen los grandes equipos son trofeos y hazañas y León tuvo la gran oportunidad de tener ambas y lo desaprovechó.

Muy a pesar del gran torneo que tuvieron los Esmeraldas, en la hora de la verdad se vinieron a abajo. Y culpa tienen todos, aunque sea mínima, pero lo que hizo Ángel Mena en la Liguilla fue impresentable. Cuesta mucho creer que el máximo goleador del certamen no pudiera pesar a favor de su club en los partidos más importantes del semestre. Contra Xolos no lo hizo y ante América y Tigres ni se notó.

Si no es porque las alineaciones pueden verse digitalmente, uno podría pensar que el ecuatoriano no jugó. Duele decirlo, pero en el Bajío más del 50% de su ofensiva dependía del exjugador de Cruz Azul. Y es conveniente sacar al tema su pasado celeste, porque Ángel Mena fue un auténtico fantasma.

El sudamericano llegó a la capital para ser el referente de la Máquina. Sus primeros juegos mostró cosas interesantes que hacían pensar que los cementeros por fin habían encontrado a su gran referente. Pero con el paso de los torneos y la llegada de Pedro Caixinha al banquillo todo cambió. Mena fue relegado y muchos se preguntaron por qué.

Después se dio su arribo a León y rompió todos los números posibles. Sin reflectores, el ecuatoriano rindió a un extraordinario nivel hasta que se empezó a hablar de él.

A lo Cruz Azul, Ángel Mena se achicó y los nervios lo mataron. En la Final de Ida tuvo una jugada clara para empatar el encuentro y la desaprovechó.

Para la Vuelta todo fue igual. Ángel Mena tuvo que salir de cambio por lesión y muchos pensaron que en realidad no supo afrontar la situación y por eso fue relegado.

Hoy toca aguantar la crítica. Con 31 años de edad, Mena tendrá unas vacaciones difíciles. Reportará con su selección para disputar la Copa América a la espera de que ahí recobre su mejor versión, una que no quedará saldada hasta que consiga ser campeón.