¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

América compró a un repartidor de carne que ayer casi les da la victoria contra Pumas

Federico Viñas, reciente fichaje del América, se sinceró luego de hacer gol en su debut contra Pumas en el Estadio Azteca
Federico Viñas se retiró del futbol por un tiempo (Foto: Getty)

El Estadio Azteca estaba casi lleno, solo había unos cuantos huecos en la parte de arriba de las gradas. La afición dividida generaba presión en los 22 jugadores que intentaban salir avantes en el Clásico Capitalino.

Te recomendamos: ¿Quién es Federico Viñas, la joya uruguaya que acaba de fichar el América?

América y Pumas nos ofrecieron espectáculo hasta el minuto 70. Instantes después, Federico Viñas, un joven delantero uruguayo de 21 años ingresó de cambio en lugar de Roger Martínez. Un chico que venía del recién ascendido, Juventud de las Piedras, salió de su hábitat natural para intentar sobresalir en uno de los equipos más importantes del continente.

No pasaron ni siquiera 30 segundos cuando el charrúa hizo una jugada colectiva con Jorge Sánchez que culminó en su primer gol en el futbol mexicano. El sudamericano vivió una noche de ensueño, casi difícil de firmar. La presión, el rival y sus compañeros no fueron impedimento para cumplir su objetivo.

Al término del encuentro, Federico Viñas tuvo una corta pero reveladora charla con TUDN. El joven jugador se mostró feliz e incrédulo por lo ocurrido: Todo esto es un sueño, no me lo creo. Venir de Uruguay, jugar en un estadio como este, enorme, anotar en mi debut. Es un sueño”, expresó.

Los nervios eran notorios en el delantero, pero supo capitalizarlos a su favor para hacer que su primer juego con la playera del América quedara para los libros de historia: “Estaba nervioso, muy ansioso. Estar en el América, todavía no me lo creo”.

La confesión llegó casi al final de la entrevista, cuando Federico Viñas contó lo duro que fue su comenzar en el balompié profesional. Sus primeros años no le ofrecieron lo necesario para solventarse económicamente, por ello decidió retirarse por un tiempo y dedicarse a repartir carne.

“Me retiré, empecé a trabajar. Repartía carne y todo eso. En 2017 volví, de ahí salté a primera y bueno, la verdad que me arrepiento y ahora estoy acá, viviendo un sueño”, confesó.

El playera “24” ya se ganó sus primeras felicitaciones. Ahora deberá mantener el ritmo para pelear por un puesto en el 11 del Piojo Herrera y de un América que de a poco recupera a todas sus piezas.

Y por si te lo perdiste, la llegada de Diego Reyes al América se cayó porque el defensor mexicano de 26 años enloqueció y quiso cobrar lo mismo que Guillermo Ochoa. Esto trabó las negociaciones y Tigres aprovechó para robarse al canterano azulcrema. entérate de todo en el siguiente video: