“Fue una pesadilla, algo que no podía creer […] El partido más difícil de mi vida”, fueron las palabras de Rafael Márquez cuando le preguntaron como había vivido el 9 de agosto de 2017, el día en que fue acusado por lavado de dinero.

Ejemplo dentro y fuera de la cancha, el eterno capitán de la Selección Mexicana de Futbol se sinceró y confesó en entrevista con Miguel Gurwitz cómo vivió esta experiencia y cómo es que la ha superado.

Rafael Márquez aparece como prestanombres del narco

El exfutbolista aceptó haber pasado por una depresión luego de haber sentido “rabia, coraje, susto o un poco de todo”, sin embargo, agradeció que por esta clase de tragos amargos “sabes realmente con quien cuentas y con quien no”.

“Sí, sí, sí… Un poco de todo porque no sabías de que se trataba todo al inicio, era algo nuevo, no estaba muy bien informado hasta después que con los expertos empecé a entenderlo y bueno, poco a poco lo fui superando, porque fueron semanas de no querer salir ni siquiera de tu cama, de dormir todo el día y no querer saber nada de lo que estaba pasando”, aceptó.

Asimismo, la fortaleza de sus hijos y el estar seguro de no estar vinculado con el narcotráfico fue el impulso que lo llevó a salir adelante y dar la cara siempre con “calma en esa parte de las crisis, pensar bien las cosas y afrontarlas”.

“Creo que hasta el momento sigo luchando por eso, para que se aclare lo más posible. La noticia negativa genera más importancia que quizás las positivas. Espero que el día de mañana pueda salir lo menos dañado posible, porque dañado ya lo estoy, pero hay que intentar que sea lo menos posible […] Poco a poco me fui reforzando de valores, de toda esa fortaleza espiritual y mental para salir a la calle y no agachar la cabeza si no levantarla y decir yo no tengo nada que esconder, no he hecho nada malo”, dijo.

Prohíben a Rafa Márquez ser MVP en Rusia 2018

Aunque le confesó al periodista que tuvo miedo de perderlo todo, la honestidad en todo lo que hace fue también le daba tranquilidad, sin miedo a afrontar las acusaciones del gobierno de Estados Unidos.

“Sí, obviamente te pasa todo por la cabeza. El no volver a jugar, olvidarte de tu profesión, de olvidarte del sueño de jugar un quinto Mundial, de perder todo económicamente y volver a empezar. Pero bueno, yo creo también que la seguridad de la verdad fue lo que me dio esa fortaleza de levantar la cara y no esconder nada, de no tener miedo al que dirán o si se la cree o no la gente la noticia.

“No le temo a nada. Así sea el país más poderoso del mundo, estoy en toda la disposición para poder colaborar y aclarar lo más rápido posible este tema”, finalizó.