Con apenas dos años de existencia, la Liga MX Femenil poco a poco ha ido mejorando, no obstante, los escándalos no dejan de perseguir al circuito.

Que si las chicas perciben muy bajos sueldos; que algunas siguen jugando en las canchas de entrenamientos; que si se les prohíbe hablar sobre su sexualidad y se les obliga a mostrarse femeninas; que si usan los uniformes de los hombres… Y así podemos continuar el listado de las condiciones bajo las que trabajan las jugadoras del futbol mexicano.

Al leer estas circunstancias, cualquiera pensaría que las chicas trabajan en un sistema independiente a los hombres, sin embargo, la realidad es muy diferente.

La Liga MX Femenil tiene los peores salarios del mundo

Al inicio del Clausura 2019 surgió el rumor de que varios dueños de instituciones pusieron sobre la mesa que no fuera obligatorio tener un equipo de mujeres pues no tenían el presupuesto para mantener un equipo de la categoría. Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, fue el encargado de aclarar el tema, resaltando que el torneo no permitiría esto pues estaban en pro del desarrollo del futbol femenil.

¿Pero como avanzará el balompié si la simple permanencia en Primera División depende de que los varones no desciendan?

Recordemos el caso de Veracruz. Cuando se hizo oficial que los Tiburones dejaban el máximo circuito, sin importar el lugar que ocupaban en la Liga MX Femenil, las escualas tenían que irle diciendo adiós a la competencia debido a que su equipo bajaba de categoría en automático.

OFICIAL: ¡Cambiará formato de la Copa MX y la Liga Femenil!

Ahora se hizo público otro caso similar. La franquicia de Lobos BUAP fue vendida a unos empresarios de Juárez. El conjunto no desaparecerá del futbol mexicano, pues continuará en Tercera División debido a que la Universidad de Puebla es la dueña de esta. Lamentablemente, al no tener derecho sobre el femenil, este sí dirá adiós junto a la Sub-17 y la Sub-20.

¿Será que las atletas quedarán desamparadas pues crearán un equipo desde cero o se las llevarán al norte del país?

Todo apunta a que la realidad es la primera opción. Parte de las jugadoras y el director técnico comenzaron a despedirse y a lamentar la situación mediante redes sociales.

Al menos podemos aplaudir que también lo bueno influye. Lo rescatable de la situación es que Enrique Bonilla aseguró que Bravos tendrá la obligación de tener filiales femenil e inferiores.

Asimismo, otro ejemplo es el del Atlético San Luis. El varonil ascendió a Primera División y con el llegó el femenil para competir en el máximo circuito.