¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?
NFL

¿El éxito de un equipo en la NFL depende de un buen draft?

El draft es uno de los momentos con mayor importancia en la NFL, ¿pero este influye directamente en el éxito de una franquicia?

Falta poco menos de cinco meses para que la temporada 2019 de la NFL comience. Sin embargo, uno de los eventos más esperados e importantes de cara a la nueva campaña dará inicio este 25 de abril: el draft, el cual marcará el inicio del camino para jóvenes promesas con etiqueta de futuribles estrellas del futbol americano más importante del mundo.

¿Qué tan relevante es el draft para los equipos? La respuesta inmediata y lógica es solo una: muchísima. Sin embargo, esta relevancia se puede fragmentar en niveles, mismos que van desde el beneficio más próximo hasta pensar en un futuro a corto y mediano plazo.

Al momento de escoger a las futuras estrellas de la NFL, los equipos deberían considerar (y seguro así es) la importancia de cada jugador de acuerdo a diferentes proyecciones temporales. La inmediata va ligada a lo que puede aportar en sus primera campaña en los emparrillados. Al contratarlo, la institución da por hecho que su impacto puede/debe ser desde el primer minuto y hay varios ejemplos de éxito en la historia. Sin embargo, la situación puede llegar a cambiar con unas cuantas temporadas más en la espalda y algunas figuras terminan desinflándose. Robert Griffin III quizá es uno de los ejemplos más reconocibles de lo mencionado, pues tenía condiciones importantes como QB pero no ha terminado por cumplir con las expectativas.

Y es justo aquí donde se debe realizar otra valoración al momento de escoger.

A la hora de conformar un equipo, las franquicias -utilizando las diferentes estadísticas que tienen a su disposición gracias a la labor de visorías- seguro también tienen en mente lo que los jugadores pueden llegar a convertirse en un futuro o bien consideran más relevante cómo construir un equipo sólido. Quizá el mejor ejemplo de esto último en tiempos recientes son los Cleveland Browns, que después de vivir campañas catastróficas, poco a poco fueron edificando un equipo que competitivo -com Baker Mayfield a la cabeza-,  lo cual se vio en la temporada 2018 y que en 2019 puede ser aún más real.

Sin embargo, el sinónimo perfecto de jugador visto a futuro es Tom Brady. Fue elegido en la sexta ronda del año 2000, siendo el pick 199 y hasta ese momento nadie había apostado por él, pero aparecieron los Patriots para darle la oportunidad, la cual aprovechó para convertirse -nada más- en el mejor jugador quarterback de la historia.

Por supuesto, en el tema draft siempre entrarán los trade que negocien entre franquicias, por lo que estas deberán tener cuidado con lo que planeen y por lo que apostarán, pues así como una buena elección -o elecciones- ayuda a levantar equipos, una mala decisión puede terminar retrasando el proyecto. 

¿Quién será el éxito o fracaso de este 2019? En unos años seguro se hablara.