A pesar de los avances, pareciera que el machismo sigue dominando el mundo y más en el de los deportes. Porque cuando las mujeres logramos dar un paso hacia adelante, cierta clase de hombres logra hacer algo para retroceder tres.

Que sí ya tenemos ligas femeniles, los sueldos están muy por debajo del deporte varonil profesional. Que sí ya hay mujeres directivas, las críticas porque ellas qué saben del deporte. Que sí ya hay comentaristas, pero solo en la rama de las chicas… Y así la lista puede continuar, pero la idea de querer cumplir objetivos sigue en el día a día de muchas, tal como le pasó a Bibiana Steinhau, silbante alemana que pitó el partido del Bayern este fin de semana, duelo que no se transmitió por Irán.

Periodistas mexicanos hacen comentarios misóginos sobre colega mujer [Video]

“Siempre ha sido mi sueño ser un árbitro de la Bundesliga“, aseguró la también policía a la Federación Alemana de Futbol. Y lo logró. Desde la temporada 2007-2008, Bibi ha sido parte del cuerpo arbitral de duelos de esta competencia europea, en ambas ramas, y en septiembre de 2017 pasó a la historia como la primer mujer árbitro en este torneo; además de la categoría femenil de la Eurocopa, la Copa Mundial y la Champions League. También puede presumir que en 2018 fue catalogada como una de las mejores silbantes de su país.

Este fin de semana tuvo la oportunidad de pitar el juego correspondiente a la Jornada 22 entre el Augsburg y el Bayern, el cual acabó con marcador de 2-3. Y lo que pudo terminar con comentarios alrededor de la discreta participación de James Rodríguez, todo giró entorno a que la televisión de Irán canceló la transmisión de partido porque la árbitro principal fue Steinhau.

Irán es uno de las naciones ultraconservadoras en donde debido a la religión no es bien visto que las mujeres no estén completamente vestidas. En el caso de partidos o películas, se eliminan las tomas donde salen ellas muestran con ropa que consideran provocadora. En esta ocasión Bibiana Steinhau usó manga larga con un short donde solo se le veían las rodillas, por lo que la emisión prefirió cancelar el partido de última hora.

Tanto la prensa internacional, como los fanáticos del futbol condenaron la acción y el pensamiento con el que se maneja aquel país islámico.