Pumas es uno de los equipos que más sufrió en el torneo de Clausura 2019 de la Liga Bancomer MX, todo por un pésimo manejo a nivel directivo. En el certamen que recién terminó, los universitarios corrieron a David Patiño y después trajeron a Bruno Marioni, pero ya le dieron las gracias, el problema es que no tienen dinero para liquidarlo.

Sin pago y despedido por teléfono, así el último día de Marioni en Pumas

Hace unos días que Rodrigo Ares de Parga y Jesús Ramírez, decidieron cesar a Bruno Marioni para darle lugar a Michel González, español que tomará las riendas de los Pumas. En esta nueva etapa se tiene programado que los Universitarios hagan toda una reestructuración, esa incluye todo el cuerpo técnico y por ello trajeron un entrenador foráneo.

El tema es que no han podido liquidar al Barullo, el argentino había firmado un contrato por 3 años, pero no cumplió ni seis meses. Eso si, la parte administrativa de los Universitarios se aprovechó de la desesperación del entrenador por dirigir y le pusieron una cláusula. Si corrían a Marioni antes de terminar lo pactado tan solo le darían 3 meses de salario y no el resto como usualmente se hace.

Según información de Récord, los universitarios le están dando largas a Bruno con tal de no pagarle, pues se justifican diciendo que no tienen dinero. El tema es que Marioni era el director técnico con el salario más bajo de la Liga Bancomer MX. La única opción que hay por el momento es que Pumas le puede pagar, pero en cómodos pagos.

Histórico jugador puede quedar fuera de Pumas

Parece que Bruno Marioni tomó la peor decisión al aceptar dirigir a los Pumas cuando tenía poco bagaje, pues ahora solo se quemó con sus pésimos números en la Primera División y ahora no lo pueden ni liquidar. Será complicado que el estratega pueda conseguir una nueva oportunidad en el máximo circuito, tendrá que buscar algo en el Ascenso MX.

Otra opción es buscar alguna alternativa en el extranjero o seguirse preparando, mientras esperará a que alguien le de una oportunidad en México.

Mientras tanto espera a que los universitarios le terminen de pagar tres meses de salario. Si no hay dinero, ¿cómo van a contratar refuerzos?