Cruz Azul, todo un experto en finales

El Cruz Azul, aunque parezca increíble, tiene récord positivo en finales y ante Monterrey puede comenzar a reescribir su historia reciente

Cruz Azul, de manera muy sufrida, está ante una nueva oportunidad de poder levantar un título, algo que se le niega desde 2014, cuando se coronó campeón de la Concachampions. Ahora, el miércoles ante el Monterrey puede volver a levantar una copa tras cuatro años sin hacerlo. Y si bien la Copa MX no es el título más importante al que aspiran los azules, podría ayudarlos en el estado de ánimo para tratar de romper la sequía en la Liga MX. Sin embargo, y aunque parezca increíble por los antecedentes más próximos, el Cruz Azul tiene un récord positivo en finales.

Cruz Azul antes del Cruzazuleo

Cruz Azul de los 1970 (Imagen: Cortesía)

La grandeza del Cruz Azul se gestó en la década de los ’70. Seis títulos en 10 años convirtieron a La Máquina en un equipo ganador y que marcó toda una época en el futbol mexicano. De esos seis títulos, cinco los ganaron bajo el formato de la liguilla. Jugadores como Fernando Bustos, Miguel Marín, Ignacio Flores, Javier Kalimán Guzmán, entre otros se volvieron en grandes leyendas del equipo y dejaron un legado que no ha tenido paralelo en la historia de los Cementeros.

También ganaron dos títulos de la Copa de la Concacaf —ahora Concachampions— (1970 y 1971) y un Campeón de Campeones (1973-1974). Apenas conocieron lo que era perder en finales, sólo tre finales perdidas (Campeón de Campeones 1971-1972, Copa Iberoamericana de 1972 y Copa en 1973-74).

Sin embargo, este paso triunfal terminó al llegar la década de los 80’s y el cambio de orden en el futbol mexicano.

Década de los ’90

Invierno de 1997, el último título de Liga del Cruz Azul (Imagen: Cortesía)

Entonces, llegó sequía de títulos y de alegrías para los Celestes. El Cruz Azul dejó de ser ese equipo dominador y no pasaba de ser un eterno aspirante. Tras los 9 trofeos que levantaron en la gloriosa década de 1970, perdieron las tres que disputaron en los años ’80. Tardaron 16 años en volver a celebrar un título.  En la temporada de 1996-1997 ganaron la Copa a Toros Neza y su cuarto título de la Concacaf tras aplastar al Seattle Sounders. El Cruz Azul volvió a probar las mieles del triunfo cuando derrotaron al Léon en el Invierno de 1997. Es su segunda etapa más gloriosa en cuanto a títulos: 4, ya que hay que sumar otro título de la Concacaf (1997).

Perdieron la finales de Liga contra el Necaxa (1994-1995) y el Pachuca (Invierno 1999). Y también hicieron historia al ser el primer club mexicano en llegar a una final de Copa Libertadores en 2001. Tuvieron en un puño a Boca Juniors de Carlos Bianchi en La Bombonera. Pero los penales, ya desde entonces, les negaron la gloria.

Tardarían casi 10 años en volver a una final. Entonces, apareció la maldición.

El Cruzazuleo

(Imagen: Twitter)

La entrada del siglo XXI trajo consigo el verbo “cruzazulear”. El diccionario Larousse lo definió de manera informal como “Ganar continuamente para perderlo todo por un error”, “perder con torpeza sorprendentemente” o “estar cerca, muy cerca, de un título sin conseguirlo.”  La definición perfecta de lo que ha sido este siglo para el Cruz Azul.

Derrotas dolorosas en las finales del Clausura 2008, Apertura 2008, Apertura 2009 y, sobre todo el Clausura 2013. La derrota ante el América, con aquel gol de Moisés Muñoz in extremis cuando el  título estaba en sus manos y la posterior derrota en penales fue la que cimentó el verbo “cruzazulear”. Parecía que una maldición se habría cernido sobre los Celestes.

Nuevas Esperanzas

Edgar Méndez celebrando el buen paso del Cruz Azul (Imagen: Getty)

Pero no todo está perdido para el Cruz Azul. A pesar de su racha negativa en finales (derrotas en finales de Concachampions en 2009 y 2010), han levantado dos títulos. La Copa MX de 2013 que lograron al derrotar al Atlante en penales y la Concachampions de 2014, que obtuvo al derrotar al Toluca.

Y en este Apertura 2018, tras un periodo decepcionante con Paco Jemez, llegó Ricardo Peláez para tratar de aumentar el palmarés del equipo. Por ahora, junto con Pedro Caixinha, han logrado ilusionar a los seguidores de La Máquina y soñar con sentirse campeones de nuevo.

La primera prueba la tienen este miércoles ante el Monterrey. Sí, la Copa MX no es lo mismo que la Liga MX, pero ganarla podría suponer un envión anímico de cara a la parte más importante del torneo: la liguilla. Es ahí donde el Cruz Azul tratará de emular al glorioso equipo de los 70s, que era experto en llegar y ganar finales.