#Negativa

Rusia: un veto olímpico sin remedio