#Mundial 2010

En Paraguay y México, ya nadie extraña a Salvador Cabañas