#Juez de plaza

La oreja que se cortó en los juzgados