Así se vivió el Croacia vs Nigeria

Croacia derrota a Nigeria en el partido más trabado de lo que va del Mundial

El Estadio de Kaliningrado lucía lleno. Los aficionados croatas portaban cascos vikingos y los nigerianos usaban coronas. El inmueble parecía un mosaico azul con rojo con destellos de verde y brillos de color dorado, puesto que algunos presentes, incluso, cargaban la Copa del Mundo.

Cuando sonaron los himnos nacionales, los aficionados se pusieron de pie, cantando las letras que les enseñaron desde los grados más bajos de las escuelas. El color de piel no importaba, como debería de ser. La pasión al balompié los unía a todos.

Por ambos lados habían jugadores de renombre. Croacia, liderada por el capitán Luka Modric, alineó con Subasic, Versaljko, Strinic, Lovren, Vida, Rakitic, Perisic, Kramaric, Mandzukic y Rebic, todos acomodados en un 4-4-1-1. Por su parte, los nigerianos presumían nombres como Ndidi, Ighalo, Moses e Iwobi en una formación 4-2-3-1.

Aquí los onces de ambas escuadras:

Los croatas empezaron presionando por las bandas, y al minuto 8 tuvieron un tiro de esquina que fue rechazado por Leon Balogun. Victor Moses, lateral del Chelsea, quedó tendido en el pasto, pero no fue nada grave y continuó en el encuentro.

Pintaba para ser un partido de ida y vuelta, pues tres minutos después de la primera llegada de los europeos, John Obi Mikel le ganó en el mano a mano a Luka Modric y mandó un centro que fue cortado por el guardameta del Mónaco, Subasic, y dos minutos más tarde, Perisic aprovechó un contragolpe encabezado por Andrej Kramaric y sacó un disparo que pasó por encima del travesaño defendido por Francis Uzoho.

Los embates croatas eran constantes. Kramaric aprovechaba su velocidad para causar estragos en la defensa africana y pese a que su selección no lograba reflejar sus aproximaciones en el marcador, él seguía provocando faltas y ocasiones de gol.

El partido, entonces, vino a menos. Los asistentes, al ver que nadie podía anotar, se empezaron a desesperar y los aplausos se transformaron en silbidos.

Tuvo que pasar media hora para que se abriera el marcador. Luka Modric cobró un tiro de esquina desde la derecha, Mandzukic se lanzó de “palomita” y el balón rebotó en la cara de Kramaric y Etebo. La pelota estaba adentro de las redes, y pese a que Andrej festejó el gol como suyo, se decidió que el tanto había sido en propia puerta y que Oghenkaro Etebo era el culpable de que su equipo se encontrara abajo por un gol.

Aquí el video del gol:

El dato curioso:

Todavía no terminaba el partido y Croacia aprovechó el impulso anímico del primer tanto para seguir aproximándose a Uzoho. Sin embargo, sus intentos se iban desviados de la portería.

Así llegamos al final del primer tiempo. Los pupilos de Zlatko Dalic (Croacia) adelante por un gol y los nigerianos, cabizbajos, pero sabiendo que podían remontar.

Croacia empezó como terminó: atacando. Cinco minutos después del silbatazo, Rakitic sacó un disparo de media distancia que pasó por encima de la portería nigeriana. Dalic no quería aflojar la presión y sacó a Iwobi para meter a Musa. Su apuesta ahora sería la velocidad del delantero del CSKA de Moscú.

Los del uniforme blanquirrojo no aflojaban. Al minuto 69′, el defensa Ekong abrazó a Mandzukic dentro del área y se marcó la “pena máxima”, que fue convertida por Modric.

El partido fue de más a menos y aunque hubo goles, representó el encuentro más trabado de los disputados hasta el momento. Ninguna de las dos selecciones se había enfrentado anteriormente y eso se reflejó en los 90 minutos.

Al final, se aumentaron cinco minutos, Brozovic vio la tarjeta amarilla y Kovacic tuvo otra oportunidad, pero su disparo fue detenido por Uzoho.

Con este marcador y el empate a un gol entre Argentina e Islandia, Croacia se ubica como líder del grupo D, con tres puntos.

 

Publicidad