Croacia acaba con el sueño de Rusia y lo elimina del Mundial

La Selección de Croacia sufrió pero en penales venció 5-4 a Rusia, en los Cuartos del Mundial.
(Imagen: Getty Images)

Pese a las circunstancias y las lesiones, Croacia logró imponer condiciones en los Cuartos de Final del Mundial. En el Estadio de Sochi, los croatas repitieron la dosis y en penales vencieron a Rusia por 4-3. En el tiempo regular quedaron 1-1 y en tiempos extras 2-2.

Los primeros minutos pasaron totalmente desapercibidos. Croacia fue el que estuvo más cerca de abrir el marcador, mediante jugadas de Ante Rebić e Ivan Perisic. La defensa de Rusia no permitía muchos espacios.

El partido era de ida y vuelta, pero faltaba profundidad. Mediante centros y a balón parado llegaron las jugadas más inquietantes de la primera media hora del encuentro.

Al 31′, Denís Chéryshev se mandó un gol de otro partido. El ex jugador del Real Madrid la prendió desde fuera, zurdazo al ángulo imposible para Danijel Subašić. Rusia ya lo ganaba por la mínima, en casa y contra Croacia.


Luego, Croacia perdió un poco la paciencia. Repartieron faltas para que los rusos no hicieran más daño. Dejan Lovren resultó amonestado por reiteración de infracciones.

Pasaron los minutos y Rusia seguía con el balón. Una genialidad los tenía arriba en el marcador y eso los motivó para intentar hacer el segundo antes del descanso.

Y cuando todo parecía que el resultado parcial se iría en favor de los dirigidos por Stanislav CherchésovAndrej Kramarić apareció dentro del área chica del arquero Ígor Akinféev, y se adelantó a la marca de la defensa y de cabeza mandó el esférico al fondo de las redes.


Al entretiempo, el resultado era de 1-1. Croacia supo reponerse a la adversidad, justo como el partido pasado, ante Dinamarca. Mientras que Rusia decayó un poco en su futbol en los últimos minutos.

En la parte complementaria, el juego estuvo más movido. Croacia estuvo cerca de darle la vuelta. Ivan Perišić se encontró la de gajos en el área chica, se perfiló y disparó raso, pero su tiro pegó en el poste y se paseó por la línea de gol. La suerte jugó a favor de Rusia, tal vez era un indicio para sus aspiraciones en este Mundial.

Croacia seguía con el peligro. Muchos disparos, todos tapados por la defensa rusa. Así fue la tónica del segundo tiempo. Los anfitriones se sentían cómodos con el empate. Sabían que en los penales tenían grandes posibilidades de hacer historia.

Al 80′ todo pintaba para tiempos extras. La adrenalina bajó. Al término del tiempo reglamentario, Croacia y Rusia se fueron al alargue.

Y la primera mala noticia para los croatas era que su arquero, Danijel Subašić, tenía que salir de cambio por lesión. El héroe de los penales ante Dinamarca no podía más, pero ya no había cambios.

Al 5′, Šime Vrsaljko no podía continuar. Zlatko Dalić se la jugó y decidió sacar al lateral, que al portero. En su lugar ingresó Vedran Ćorluka. Los croatas renunciaron al ataque. Ambos querían los penales. Subašić tuvo que continuar pero estaba tocado.

Y cuando nadie lo esperaba, Domagoj Vida cabeceó, producto de un tiro de esquina y puso el 2-1, que enmudeció todo el Estadio de Sochi y probablemente toda Rusia.

Los anfitriones buscaron con todo el empate. Intentaron por todos lados, pero la defensa y Danijel Subašić evitaron eso. Pero al 115′, un brasileño mandó el cotejo a penales.

Mario Fernandes remató certero de cabeza, tras un centro de Dzagoev. 2-2 estaba el juego y Rusia volvía a respirar en este Mundial. El cierre de los tiempos extras fue cardiaco. Con el silbatazo final, era tiempo de matar o morir. Era momento de los penales.


El primero en patear fue RusiaFiódor Smólov se perfiló y a lo panenka definió; Subašić atajó. Brozovic no falló y fusiló a Akinféev.

El siguiente de los rusos era Dzagoev. En esta ocasión no fallaron y de momento empataban el cotejo. Luego vino Mateo Kovačić. El todavía futbolista del Real Madrid definió esquinado pero Akinféev se estiró al máximo para tapar el disparo.

Mario Fernandes tenía la oportunidad de poner en ventaja a Rusia en la tanda. El héroe en los tiempos extras ahora fallaba. Luego vino Luka Modrić y con mucha suerte el balón se incrustó en las redes.

Serguéi Ignashévich era el siguiente. Con seguridad pateó y la mandó al fondo. Domagoj Vida buscaba que Croacia siguiera al frente. Akinféev no pudo hacer nada y su equipo estaba cerca de quedar eliminado.
El penal decisivo lo cobró Ivan Rakitić. Con toda seguridad esperó a que el arquero ruso se venciera y lo engañó completamente.
El 4-3 final en penales, le dio el pase a Semifinales a una Croacia que se medirá a Inglaterra, en la antesala del partido final. Rusia se quedó cerca de hacer historia, el estadio enmudeció y la tristeza invadió a todo un pueblo que soñó con algo histórico.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad