Brasil vuelve a fracasar en un Mundial y es eliminada en manos de Bélgica

Bélgica demostró que está hecha para el título y derrotó 2-1 a Brasil, en los Cuartos del Mundial.
(Imagen: Getty Images)

No pasaron ni quince minutos y Brasil ya estaba arriba en el marcador. El mejor ataque del torneo no se hizo presente, pero sí Fernandinho, quien en un tiro de esquina trató de desviar y lo único que hizo es que el balón se metiera en su propio arco.


Con el autogol y el 1-0 abajo, Brasil intentó hacerse del balón. Bélgica cedió terreno, pero mediante el contragolpe volvieron a mostrar su letal pegada. Lukaku tomó el esférico a mitad de la cancha. Con una finta se quitó a Fernandinho; sirvió para Kevin de Bruyne, que es un especialista en golpeo de balón, y con un disparo raso y potente venció a Alisson y puso el marcador 2-0.


La baja de Casemiro por suspensión le pesó demasiado a Brasil. Fernandinho no encontraba acomodo en el césped. Luego Gabriel Jesús intentó con cabezazo. Estaba solo pero su remate se fue muy desviado. Instantes después fue Coutinho quien probó desde lejos. Disparó desde la frontal del área y Courtois se estiró al máximo para evitar el 2-1.

Al descanso, Brasil se fue en desventaja por dos goles. Bélgica se mostró letal en el contraataque y vio bien capitalizado eso en el resultado parcial.

La parte complementaria trajo más emociones todavía. El ritmo del partido aumentó con la insistencia de Brasil. El cambio entre William y Firmino benefició el juego de la Scratch Du Oro. Luego ingresó Douglas Costa.

Brasil intentó por todos lados, pero Courtois y su defensa evitaron el gol que metía de lleno a los de Tite en el cotejo. Ya era factor el guardameta del Chelsea para mantener su arco en cero.

Corría el tiempo y Rusia 2018 se le acababa a la Verdeamarelha. A 15 minutos del final apareció el mejor jugador de Brasil para poner la asistencia que puede significar la voltereta. Con un pase de tres dedos, el Pequeño Mago sirvió para Renato Augusto, quien cabeceó de gran forma para poner el 2-1.


Brasil se fue encima. Era ahora o nunca. Augusto tuvo el empate. Estaba de frente y con espacio, pero su disparo se fue apenas desviado. Bélgica quiso cerrar el partido con la entrada de Vermaelen.

Al 84′ en una descolgada de Neymar, el “10” sirvió para Coutinho, que entraba solo al área para definir. Para suerte de los aficionados belgas su disparo se fue prácticamente al córner. Los últimos minutos se pasaron con un Bélgica atrás y con Brasil desbordado al frente, pero con falta de claridad.

Al 93′, Brasil tuvo la última esperanza de poder mandar el encuentro a tiempos extras. Desde fuera del área Neymar disparó colocado y Courtois se alzó como el héroe de los Diablos Rojos, para acabar con el sueño de la Canarinha.

Con el resultado final de 2-1, Bélgica confirmó lo de hace cuatro años. Dejaron de ser el caballo negro y se convirtieron en serios candidatos para llevarse el título en Rusia 2018. Ahora se verán las caras contra Francia en la Semifinal, en lo que será una final adelantada auténticamente. Por su parte, Brasil volvió a decepcionar. Con un mejor plantel que el pasado Mundial, los de Tite ilusionaron con su gran defensa, pero fallaron en la definición en el peor momento.

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad