¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

De recolector de basura en Panamá a árbitro mundialista

Gabriel Victoria es un árbitro panameño que pitará en el Mundial de Rusia, pero su verdadero trabajo es de recolector de basura.
Redacción Los Pleyers

Cada justa mundialista nos regala historias hermosas dignas de contar, es por eso que te traemos una más que seguro te conmoverá. En esta ocasión todo proviene de Panamá, un país que tendrá por primera vez a su Selección de futbol en una Copa del Mundo. La historia es que el árbitro asistente Gabriel Victoria, cumplirá su sueño y estará como juez de línea en Rusia 2018, el hombre comenzó como recolector de basura y logró silbar a nivel internacional.

Gabriel es un árbitro que participa en la Liga Panameña, gracias a su buenas actuaciones y después de superar los exámenes correspondientes estará en Rusia para pertenecer a alguno de los cuerpos arbitrales. Pero no todo ha sido fácil, sobresalir y ser visto en una de la ligas con menos audiencia en el mundo. Todo comenzó cuando participó en torneos internacionales organizados por la Concacaf.

Lee más: Árbitro africano recibe soborno antes de ir al Mundial de Rusia.

Fueras de las canchas el colegiado tiene otra vida, pues su trabajo para mantener a su familia consiste en ser recolector de basura, su carrera como árbitro la ha llevado a la par con su trabajo. En Panamá ser silbante no le da para vivir exclusivamente del futbol, apenas gana 100 dólares por partido. “Al principio era difícil, pero uno se acostumbra. A nivel nacional tenemos un salario por partido. No tenemos un sueldo fijo, sino cobramos por encuentro”.

“Todos los días me levanto a las 3 y dos horas después cumplo el recorrido en las calles corriendo detrás de los camiones recolectores hasta el mediodía. No hay nada de estrés. Por la tarde, ya me enfoco en los entrenamientos para estar en la mejor condición física”, relató.

Lee más: Suspensión ejemplar al Chelís por agredir al árbitro.

Lo que más le preocupaba era que en su trabajo le dieran permiso de faltar para que pudiera hacer el viaje a Rusia y poder arbitrar. Lo consiguió y ya lo estaremos viendo en algún estadio mundialista impartiendo justicia.

“Me retiraré en 2019. Quiero dedicarle mayor tiempo a mi familia, pero seguiré ligado al arbitraje como instructor”.