Así fue la primera gran victoria de México sobre Brasil

El próximo 2 de julio la Selección Mexicana se enfrentará a su similar de Brasil en la ciudad de Samara, buscando dar la campanada y acceder así al tan anhelado...
(Imagen tomada de YouTube).

El próximo 2 de julio la Selección Mexicana se enfrentará a su similar de Brasil en la ciudad de Samara, buscando dar la campanada y acceder así al tan anhelado quinto partido en Rusia 2018, algo que no se consigue desde el Mundial de 1986.

Si bien los brasileños parten como los grandes favoritos, es innegable que en los últimos años el equipo mexicano ha sabido plantarle cara a la verdeamarela; incluso hay quienes aseguran que el futbol mexicano se le suele indigestar al brasileño.

En sus últimos enfrentamientos contra Brasil, México no sólo se ha mostrado muy competitivo sino que incluso ha llegado a vencerlos. Dos de estos momentos cumbre ocurrieron en la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2014, donde los mexicanos se llevaron la Medalla de Oro:

https://youtu.be/7ze8AgkB64U

Y la final del Mundial Sub-17 que se celebró en el 2005 en Perú:

Sí, ya sabemos, muchos dirán que la mayoría de estas actuaciones memorables se dieron en categorías juveniles o ante equipos B o C de Brasil. Sin embargo, hubo una vez en la que México derrotó al conjunto brasileño en el mismísimo Estadio Maracaná, frente a jugadores como Pelé, Jairzinho, Carlos Alberto, Rivelino, Brito o Gerson.

La historia de este resultado se remonta a 1968, cuando ambas selecciones pactaron dos encuentros amistosos para prepararse de cara a futuras competencias. El primero tuvo lugar en el Estadio Azteca el miércoles 10 de julio, fecha que pasaría a la historia al ser la primera vez que México derrotaba a Brasil con un marcador de 2-1, en donde por cierto, Enrique Borja anotó los dos tantos aztecas.

(Imagen tomada de Twitter).

La revancha llegaría pronto: el jueves 31 de octubre, México visitaba el mítico Maracaná que lucía pletórico con más de 70 mil aficionados. México saltó a ese compromiso con un 11 compuesto por Antonio Mota; José Vantolrrá, Gustavo Peña, Gabriel Núñez y Mario Pérez; Isidoro Díaz, Antonio Munguía y José Luis González; Enrique Borja, Ernesto Cisneros y Javier Fragoso.

“En Brasil, el estadio era imponente, pero la verdad, hablo a título personal, cuando estaba en la cancha se me borraba todo lo demás que no fueran los rivales y la pelota”.

… recordaría tiempo después Díaz.

El juego inició con un Brasil volcado contra el arco de Mota, pero al minuto 18, de forma sorpresiva México se fue adelante en el marcador con un gol de Isidoro Díaz, quien se encontró con la libertad de atacar ya que Borja era marcado por dos rivales.

“Cuando hice el gol, se me borró el cassette, perdí la noción de todo, quizá porque contuve mi alegría. A Cárdenas y al ingeniero Javier de la Torre en la banca les pedí que me sacaran. Me preguntaron por qué y les contesté que no sabía si iba o venía y que en una de ésas le terminaría por disparar a la portería de Nacho Calderón.”

Brasil intensificó los ataques y vía penal consiguieron el tanto del empate:

“Incluso el gol de ellos es por un penal falso. Gustavo Peña y Pepe Vantolrá adelantaron la pierna, pero jamás tocaron a Pelé.”

En el segundo tiempo los amazónicos siguieron atacando con fiereza. Afortunadamente la defensa mexicana aguantó estoicamente y con un contragolpe Javier “Chalo” Fragoso consiguió al minuto 63 el 2-1 que a la postre sería definitivo.

“El ‘maracanazo’ no lo olvidan aún y nosotros les ganamos a toda ley”.

… señaló Díaz.

Aquel resultado le dio la vuelta al mundo y fue festejado en las calles de México como si se hubiera ganado la Copa Mundial. No era para menos, en ese entonces Brasil ya era una potencia futbolística y tenía dos títulos mundiales.

Dos años después, ese equipo al que México derrotó a domicilio deslumbraría al mundo ganando el Mundial de México 70, desplegando el que hasta ahora es considerado el futbol más bello que se ha visto en estos torneos.

En 1968 México supo que es capaz de vencer al Rey del Futbol y desde entonces suele hacerlo con relativa frecuencia.

Publicidad