N’Golo Kante, de recolectar basura al estrellato Mundial

N'Golo Kante superó una infancia difícil para ser fundamental con Francia en el Mundial de Rusia 2018

Cuando el Leicester City ganó el título de la Premier League en la temporada 2015-2016, muchos jugadores sin fama saltaron al estrellato del futbol Mundial. Nombres como el de Jamie Vardy, Riyad Mahrez y el de N’Golo Kanté comenzaron a ser reconocido como estrellas de la Premier League. Kante fue fundamental en la consecución del título y ha sido fundamental no sólo para el Chelsea, equipo al que fue transferido tras su éxito en el Leicester, sino en la selección de Francia. Y aquí en Los Pleyers les contamos su historia.

N’Golo Kante nació el 21 de marzo de 1991 en París, Francia. Sus padres, originarios de Malí, llegaron a Francia en 1980, buscando una mejor vida en Europa. Kante fue el primogénito del matrimonio y desde temprana edad conoció las dificultades de la vida. Tuvo que trabajar junto su padre, recolectando basura, caminando muchos kilómetros por los suburbios de París para juntar desperdicios con algún valor para ser reciclados y así obtener dinero.

En 1998, el Mundial llegó a Francia. Les Bleus se coronaron campeones venciendo a Brasil en el Stade de France 3 a 0, con doblete de Zinedine Zidane. El día de la final, N’golo Kante estaba haciendo su trabajo cotidiano. Cuando Didier Deschamps -el actual entrenador de Francia– levantó el trofeo, N’Golo estaba luchando en las calles por su familia.

Tras ese Mundial, tanto Kante como el resto de la sociedad vieron una Francia diferente. Porque parte de la gloria de ese equipo vino de la mano de jugadores con ascendencia africana. Jugadores como Thierry Henry, Zinedine Zidane, Patrick Viera, Lilian Thuram, y Nicolas Anelka fueron ejemplos para toda una nueva generación. Una nueva generación que creyó que era posible aspirar a una mejor vida. Una vida de oportunidades.

Así que con apenas 8 años de edad, N’Golo supo que su camino estaría ligado al futbol. Y sabía que era un camino para romper el ciclo de pobreza en el que estaba involucrada su familia. Se enroló en el JS Suresnes en los suburbios del occidente de París. Llamaba la atención por su corta estatura. Sus compañeros no estaban seguros si sería capaz de trascender por lo pequeño de su talla. Pero Kante, con humildad, esfuerzo y dedicación, demostró que él era más que su tamaño.

(Imagen: Twitter)

El equipo obtuvo buenos resultados y trofeos en los 11 años que Kante estuvo en sus filas. Llamó la atención del Union Sportive de Boulogne Côte d’Opale, simplemente conocido como Boulogne, de la tercera división de la liga de Francia, que lo fichó para su cantera. Pero N’golo sufriría un terrible golpe. Perdió a su padre con apenas 11 años de edad. Eso lo pudo haber detenido en sus sueños, pero Kante no iba a parar hasta alcanzar sus sueños y objetivos.

Su desempeñó le valió ser promovido apenas al año de haber sido fichado. Su disposición para escuchar a sus entrenadores y disciplina táctica fueron fundamentales para que Kante, de apenas 22 años, diera el salto a un equipo de la Ligue 2, el Caen. Sus habilidad para robar balones era extraordinaria. Nadie recuperaba tantos balones como él en toda Europa. N’Golo entendió que para crecer aún más, tenía que dejar Francia por la Premier League de Inglaterra.

(Imagen: Twitter)

Steve Walsh, visor del Leicester City, detectó su potencial y talento, por lo que lo fichó para los Foxes para la temporada 2015/16. Y su impacto fue inmediato. Si el equipo logró el título fue en gran parte responsabilidad de N’Golo Kante. Realizó 175 entradas exitosas y 157 intercepciones, más que ningún otro jugador. El Chelsea no perdió el tiempo, y se hizo con sus servicios.

Y sí con el Leicester lo hizo bien, con el Chelsea lo ha hecho mejor. En la temporada 2016/17 se convirtió en el segundo jugador de la historia de la Premier League en ganar títulos consecutivos con equipos diferentes (el otro fue Eric Cantona). Además, su desempeño le valió ser considerado como el Jugador del Año de la Premier League.

(Imagen: Getty)

Su lucha, su esfuerzo, su humildad y su calidad le han valido para ser llamado con la Selección de Francia. Es un pilar de Les Bleus y en este Mundial de Rusia 2018 está a un partido de repetir lo que aquellos jugadores franceses lograron en 1998.

(Imagen: Getty)

Lo que ellos inspiraron en él ha sido fundamental para que N’Golo Kante sea un crack silencioso pero imprescindible para Francia. Todo un ejemplo para los jóvenes que aspiren a ser profesionales del futbol.

Publicidad