Mujer iraní protesta en Rusia 2018 por la igualdad en los estadios de su país

Se presentó en el Marruecos vs Irán con pancarta para protestar por la ley que prohíbe a las mujeres asistir a "juegos de hombres"

Lo que debería ser una actividad normal para cualquier mujer, como ir a un estadio a disfrutar un partido de futbol en realidad, está prohibido para algunas. En Irán, existe una ley desde 1980 que prohíbe a las mujeres asistir a “juegos de hombres”.

La Revolución Islámica del 79 trajo consigo, entre otras cosas, la prohibición explícita a mujeres y niñas de ingresar en recintos deportivos en Irán. Primero fue el futbol, después otros deportes. Vivir bajo las leyes del Islam es extraordinariamente difícil para las mujeres. Siempre hay presión en diferentes ámbitos. De hecho, esta prohibición no es más que una de las historia de presión contra las que las mujeres iraníes luchan todos los días.

Sara es una maestra y activista de Irán, usa un nombre ficticio que eligió por razones de seguridad y tiene 34 años. Sara llegó al nuevo estadio de San Petersburgo, unas horas antes del debut de Irán vs Marruecos en el Mundial de Rusia 2018. Paso meses preparando el viaje junto a otra decena de mujeres integradas en un movimiento llamado Open Stadiums, un movimiento de mujeres iraníes que busca terminar con la discriminación y dejar que las mujeres asistan a los estadios. Reivindican su derecho a poder asistir a partidos también en su país, donde a las extranjeras sí se les tiene permitido.

Sara asistió al partido en el que Irán ganó 1-0 el pasado 15 de junio donde mostró una pancarta con la leyenda:

Ayuden a las mujeres iraníes a acceder a los estadios y el #NoBan4Women (ninguna prohibición para las mujeres)

Una pancarta para representar a las mujeres iraníes que no pueden acceder a los estadios. Sara también considera este guiño de libertad como un primer gol ante el exceso de prudencia diplomática de la FIFA. En una entrevista para El País, Sara relató:

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino estuvo en marzo en Irán y él sabe que la prohibición es un hecho discriminatorio. Era un gran momento para haber dicho algo, pero no dijo nada. Habló con el presidente iraní Hasan Rouani y este le aseguró que en un futuro las mujeres podríamos entrar, pero no se estableció una fecha. Las autoridades no quieren que esto salga adelante porque piensan que detrás de esta reivindicación luego vendrán otras.

Infantino estuvo en Irán para presenciar el derbi de Teherán: Persépolis vs Esteghlal, partido durante el cual; varias mujeres, disfrazadas de hombres, intentaron entrar al campo, sin embargo fueron descubiertas y detenidas por la policía iraní, y aunque las liberaron al poco rato, las hicieron firmar un papel en el que se comprometían a no volver a hacerlo y les advirtieron de que de volver a hacerlo las consecuencias serían peores.

No es la primera ocasión que las mujeres en Irán tienen que recurrir a disfrazarse de hombre, con barbas y pelucas, para poder entrar a un estadio, lo han hecho en otras ocasiones y las que lo han logrado, una vez adentro del estadio, han grabado y publicado la hazaña en redes sociales.

Hasta hace pocos meses, Arabia Saudita e Irán eran los únicos países del mundo a prohibir el ingreso de las mujeres al estadio. Sin embargo, después de la reforma del príncipe saudí Mohammed bin Salman que permite a las mujeres ingresar a grandes eventos deportivos, el país persa se ha quedado solo.

Esta es a todas luces una postura discriminatoria que, además, infringe el artículo 3 del reglamento de la FIFA:

Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por su origen étnico, sexo, lenguaje, religión, política o por cualquier otra razón, y es punible con suspensión o exclusión.

Publicidad