Por allá del lejano 1950, muchas de las selecciones nacionales usaban uniformes completamente diferentes a los que se usan hoy en día. Y no, no nos referimos sólo a la tecnología o a los diseños, sino también a los colores. Y resulta que precisamente por el color, en el tercer partido que disputó  en el Mundial de Brasil 1950México tuvo que ponerse la camiseta del Cruziero.

Lee más: Historias de México 86: Cuando la FIFA despreció a Ciudad Neza

Tras 12 años sin Copas del Mundo (por la Segunda Guerra Mundial), el Mundial volvió en 1950  a Brasil, que era el campeón reinante de Sudamérica y el interés en el futbol estaba creciendo exponencialmente por toda la nación amazónica. México se ganó su lugar -junto con Estados Unidos– en un triangular que otorgaba dos plazas para la justa mundialista. La selección nacional, tras el sorteo, quedó en el Grupo A, junto con el anfitrión Brasil, Yugoslavia y Suiza.

Cómo habíamos mencionado, por aquellos años los colores que usaban algunos representativos nacionales eran completamente diferentes. Por ejemplo, Brasil lucía el color blanco, mismo que no ha vuelto a usar después del trágico Maracanazo. México, por su parte, no usaba los colores de la bandera tricolor, sino que usaba el color guinda.

México jugó un Mundial con la camiseta del Cruzeiro

Para los primeros partidos que disputó, sendas derrotas antes Brasil (4-0) y Yugoslavia (4-1), México no tuvo problema con el color de su uniforme. Ya sin posibilidades de avanzar a la siguiente fase, México quería despedirse de la mejor manera de la competencia en su último partido, que se celebraría en el Estádio dos Eucaliptos, en Porto Alegre. El rival era también la ya eliminada Suiza, cuyo uniforme rojo causó que el encuentro se pospusiera por 20 minutos.

Lee más: ¿En verdad nos sorprende que México pierda en el futbol?

Y por qué se retrasó, se preguntarán. Pues en ese entonces las selecciones nacionales sólo contaban con un sólo uniforme. Nada de segundo uniforme o camiseta alternativa. Entonces, el árbitro del encuentro, sueco Ivan Eklind mostró su disconformidad por la similitud de los colores,  lo que obligaba a una de las dos selecciones a cambiar de indumentaria.

La solución que encontraron fue que uno de los dos equipos usara la camiseta de un equipo local, el Esporte Clube Cruzeiro, simplemente conocido como Cruzeiro. Hubo una reunión con la Confederación de Futbol de Brasil para realizar un volado, el cual ganó México, por lo que parecía que usarían ellos su uniforme. Sin embargo, en un gesto de caballerosidad, eligieron usar otro uniforme para que los suizos jugaran con su camiseta. Así, México tomó prestadas las camisetas del Cruzeiro, que era de rayas blancas y azules. El resultado fue de 2-1 para los suizos.

México jugó un Mundial con la camiseta del Cruzeiro

Horacio Casarín era el caiptán de aquella selección

Les dejamos el resumen del partido.