Previo al Mundial de Rusia 2018, los aficionados mexicanos y algunos periodistas, criticaban el estilo de juego de la Selección Mexicana bajo el mando de Juan Carlos Osorio, incluso prevenían pésimos resultados, pero al final la mayoría quedaron contentos. No solo eso, a los mexicanos también les agradó la Copa del Mundo y aceptan que los mejores equipos son los que llegaron al final. Todo se supo a través de una encuesta.

Un día después de que terminó la Copa del Mundo se comienza a sacar la estadística de todo y resulta que a los mexicanos nos gustó el Mundial, pero lo que sorprende es que quedamos contentos con el trabajo de Juan Carlos Osorio como entrenador de la Selección. Hay que recordar que previo a que iniciara  la justa mundialista los comentarios para el entrenador no eran positivos, ponían en duda su capacidad y creaba una apatía con la afición.

Revista de espectáculos ‘destapa’ supuesta infidelidad de Juan Carlos Osorio

Según un informe publicado por El Financiero, el director de encuestas y sondeos del mencionado periódico, Alejandro Moreno, asegura que la mayoría de mexicanos encuestados están contentos con el trabajo hecho por Juan Carlos Osorio como entrenador de la Selección Nacional. Dicha encuesta nacional se hizo vía telefónica a 400 aficionados mexicanos mayores de 15 años para saber si habían quedados satisfechos con el Mundial de futbol.

Los resultados arrojan que les gustó la Copa del Mundo organizada por Rusia, lo interesante viene en la evaluación del director técnico. En la pregunta, ¿usted aprueba o desaprueba el trabajo de Juan Carlos Osorio como entrenador de la Selección Nacional? El 70% de los encuestados lo aprueba, el 28% lo desaprueba y 2% no contestó.

La pregunta que comprueba que Osorio se ganó a gran parte de la afición es, ¿cree usted que Juan Carlos Osorio debe continuar como técnico de la Selección Nacional o no? El 60% respondió que si debe continuar, el 35% que no y el 5% no contestó.

Al final, el trabajo del entrenador no fue tan criticado, con el resultado ante Alemania se ganó a la afición y logró revertir la imagen que se tenían de él.