Mexicanos acaban con cerveza en el juego contra Corea

Los aficionados mexicanos no tienen llenadera. Y en el juego contra Corea, en el Rostov Arena, se acabaron las cervezas.
(Imagen: Getty Images)

Los mexicanos lo volvieron a hacer. Si se hiciera un Mundial de cervezas, seguro México ya tendría varios títulos en su haber. En el juego de la Selección Mexicana contra Corea del Sur, los aficionados no solo abarrotaron el Rostov Arena, sino también acabaron con todas las bebidas alcohólicas disponibles.

En el primer tiempo México consiguió irse al frente con un gol de Carlos Vela, por la vía de la pena máxima. Y solo esa anotación fue motivo suficiente para que a los aficionados mexicanos les entrara la “sed de la mala”.

Con 35 grados centígrados encima a nadie le caen mal unas buenas cervezas. Cualquier pretexto es bueno para tomar, y si a eso le agregan que el Tri ganó su segundo partido en Rusia 2018, pues la locura de la afición es total.

Pero con lo que contaban los anfitriones es que los mexicanos iban a acabar con toda la cerveza en la Rostov Arena.

El personal ruso con contaba con que el consumo de bebida iba a ser vendida en cantidades enormes, por parte de la afición azteca.

De acuerdo con el portal MedioTiempo, la cerveza se acabo durante el descanso del juego entre México y Corea del Sur en una gran parte del estadio.

Fueron solo unos cuantos afortunados los que todavía encontraron cerveza en el Rostov Arena. Lo único malo fue que estaba caliente, pero eso no fue impedimento para refrescar y afinar la garganta.

Después del gol de Javier Hernández, la única cerveza que había era sin alcohol. Y aún así los mexicanos no le hicieron feo y festejaron el segundo triunfo de México en el Mundial de Rusia 2018 con una buenas “cheves”.

https://www.youtube.com/watch?v=aB2-cxEv4ig

Y el que haya escasez de cerveza en el Rostov Arena, y en Rusia en general, se debe a que los ciudadanos beben un tercio menos, en relación a las cifras desde el año 2000. Esto se debe a que las bebidas alcohólicas han sufrido restricciones de venta, publicidad y el aumento de impuestos, lo que provoca que la gente no consuma el producto como antes. Además de eso, la transportación tarda demasiado, debido a las distancias.

Eso y el que el país anfitrión del Mundial no contaba con el inmenso consumo de cerveza, es lo que hoy provoca que en bares, restaurantes y estadios sufran desabasto.

Ojalá que para el siguiente partido de México en el Mundial Rusia 2018, ante Suecia, no falte la cerveza, sino los aficionados mexicanos no podrán disfrutar del crucial partido del equipo de Juan Carlos Osorio.

 

 

 

 

 

 

Publicidad