La maldición de la Bota de Oro

Ganar la Bota de Oro o Botín de Oro es una maldición porque no los goles no se traducen en títulos de Mundial

La Bota de Oro o Botín de Oro es el premio otorgado al máximo goleador de una Copa del Mundo. Jugadores de renombre se han llevado este premio, sin embargo, tener a goleador del torneo no asegura que la selección a la que representa se lleva al título. Solamente tres ganadores de la Bota de Oro se han coronado también como campeones de un Mundial. Por lo que parece que ganar este premio es una maldición porque no se refleja en la obtención del máximo trofeo trofeo a nivel de selecciones.

El premio se otorgó por primera como tal en 1982, bajo el nombre de Botín de Oro, sin embargo, la FIFA reconoce a los goleadores de las primeras ediciones de las Mundiales y al hacer la revisión, nos damos cuenta que a veces los goles de un jugador no bastan para llegar siquiera a la final.

De los Mundiales de 1930 a 1958, los máximos anotadores fueron de selecciones que no se llevaron la Copa Jules Rimet, dando inicio a la maldición. Guillermo Stabile (8 goles) de Argentina en Uruguay 1930, Oldrich Nejedly (5 goles) de la entonces Checoslovaquia en Italia 1934, Leonidas (7 goles) de Brasil en Francia 1938, Ademir (8 goles) de Brasil en Brasil 1950, Sandor Kocsis (10 goles) de Hungría en Suiza 1954 y Just Fointaine (13 goles) de Francia en Suecia 1958. En Chile 1962, Garrincha y Vavá estuvieron entre los máximos goleadores del torneo con 4 tantos y Brasil se coronó bicampeón del Mundo. Pero además de ellos dos, hubo otros cuatro futbolistas que hicieron la misma cantidad de anotaciones.

Just Fontaine (Imagen: Getty)

En Inglaterra 1966, Eusebio, la Pantera Negra de Portugal, se despachó con 9 goles y un histórico tercer lugar para su selección. En México 1970,  Der Bommber, Gerd Müller hizo 10 goles pero Alemania se tuvo conformar con el tercer lugar. Grzegorz Lato hizo 7 goles en Alemania 1974 para que Polonia se quedara con la tercera posición. No fue sino hasta 1978 que se rompió la maldición.

Fue hasta ese Mundial que tenemos al primer goleador absoluto que además levantó la Copa del Mundo. Fue el argentino Mario Kempes. Los 6 goles de El Matador fueron fundamentales para que Argentina ganará su primer título Mundial en casa. Su doblete contra Holanda en la final fue el diferencial que certificó el triunfo de la albiceleste.

Mario Kempes (Imagen: Getty)

A partir de 1982 comenzó a entregarse el Botín de Oro, y el primero en ganarlo fue Paolo Rossi. El italiano no sólo fue el máximo anotador (6 goles) sino que, así como Kempes, ganó el título del Mundial de España 1982. Parecía que la maldición se había roto, pero volvió 4 años después. En México 1986, el inglés Gary Lineker se llevó el Botín de Oro al hacer 6 tantos que valieron para que Inglaterra se despidiera en cuartos de final. En Italia 1990, Salvatore Schillacci también hizo 6 goles para ser el máximo goleador y para que Italia se quedará con el tercer lugar.

Paolo Rossi (Imagen: Getty)

Estados Unidos 1994 nos dejó un empate con el número de goles más repetido para llevarse la Bota de Oro, 6. Los responsables fueron Oleg Salenko y Hristo Stoichkov. En Francia 1998, Davor Suker, hizo… si, adivinaron, 6 goles para llevarse el Botín de Oro. La maldición persistía.

Hristo Stoichkov (Imagen: Getty)

Cuando el Mundial llegó a Asia con Corea/Japón 2002, Ronaldo, O Fenomeno, se encargó de que sus 8 goles (doblete incluido en la final) le valieran, no sólo el Botín de Oro, sino también la Copa del Mundo para Brasil y el Balón de Oro de France Football. La maldición sólo se tomó un descanso para no volverse a ir. En Alemania 2006 nos dejó un goleador alemán. Miroslav Klose hizo 5 goles para llevarse el premio. los teutones fueron terceros en esa justa mundialista.

Ronaldo (Imagen: Getty)

Para Sudáfrica 2010, el Botín de Oro pasó a llamarse Bota de Oro. El primer ganador fue Thomas Müller. Hizo 5 tantos que valieron un tercer lugar para la Manschaft. En 2014, volvió el número mágico de 6 goles, que fue la cantidad que hizo James Rodríguez para llevarse el premio. Colombia se quedó en cuartos de final contra Brasil.

Thomas Müller (Imagen: Getty)

Y ahora, en el Mundial de Rusia 2018, sino pasa algo extraordinario en la final, los 6 goles de Harry Kane bastarán para llevarse la Bota de Oro, aunque sus 6 goles tampoco le valieron para que Inglaterra se llevará lo que todas las selecciones anhelan: la Copa del Mundo.

Harry Kane (Imagen: Getty)

La maldición persistirá 4 años más, por lo menos.