Inglaterra da “cucharada de su propia medicina” a Suecia y llega a semifinales [Goles]

Los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018 volvían al campo con el Inglaterra vs Suecia, en un partido con dos grandes goles.
(Imagen: Getty Images)

Un puesto en las semifinales estaba en juego. En la cancha, Suecia e Inglaterra querían dar ese golpe de autoridad que los llevara a un paso de estar en la final, aunque el camino no sería sencillo. Si al inicio de la Copa del Mundo alguien hubiera mencionado a estos dos combinados, muy pocos hubieran apostado por ellos.

El juego comenzó como se esperaba: un ritmo lento, muy a la europea. Mucha pelea, pero poca claridad, aunque el equipo de La Rosa era el que intentaba más. Sin embargo, el primer tiro a puerta llegó por parte de los Vikingos, pero después de eso no encontraron más posibilidades y los ingleses llevaron el control de juego y se fueron acercando a la portería, al punto de encontrar el gol al minuto 31, con un potente cabezazo de Harry Maguire.

Tras la anotación, el conjunto de Los Tres Leones tuvo dos oportunidades más para hacer crecer el marcador. Raheem Sterling se perdió dos mano a mano ante el portero Olsen, para seguir dándole vida a unos suecos que en el segundo tiempo tenían una nueva oportunidad de volver a soñar.

Apenas habían corrido tres minutos de la parte complementaria, cuando empezó a erigirse la figura de Jordan Pickford. Una gran atajada a remate de Berg evitó que Suecia encontrara el empate y, a partir de ese momento, los ingleses volvieron a tener el control para dar un nuevo golpe al momento adecuado.

Al 59′, Dele Alli llegó al segundo poste para rematar de cabeza, en una jugada que tiene hecha en el Tottenham y que ahora replicó en una Copa del Mundo. Un 2-0 sólido que Inglaterra logró aplicando el mismo sistema de juego que Suecia, pero con jugadores con mayor técnica.

Los ecandinavos se fueron al frente para tratar de recuperar terreno, pero se encontraron a un monumental Pickford, con dos atajadas dignas de colección. Una sacando un manotazo en un tiro raso y otra a puro reflejo.

Suecia no pudo descifrar cómo atacar el mismo sistema que ellos implementan e Inglaterra se calificó a unas semifinales que no veían desde Italia 90. Gareth Southgate y sus muchachos quieren seguir haciendo historia.

Publicidad