Estos dos jugadores de Suiza están siendo investigados por la FIFA

Estos dos futbolistas de Suiza podrían estar en problemas

Los autores de los dos goles de Suiza ante Serbia en el Mundial de Rusia 2018 están siendo investigados por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) por el festejo que realizaron al celebrar dichos tantos en el Estadio Kaliningrado el pasado viernes.

Tanto Granit Xhaka como Sherdan Shaqiri festejaron sus goles con las manos cruzadas, representando al águila de dos cabezas, símbolo de la bandera de Albania

Aquí la foto del festejo:

Y la bandera de dicha nación

El artículo 120 bis del reglamento de la FIFA explica lo siguiente: “Se sancionará al equipo de un jugador cuyo equipamiento básico obligatorio tenga mensajes políticos, religiosos o personales. Y se deberá amonestar a un jugador si se quita la camiseta por encima de su cabeza, o se cubre la cabeza con la camiseta. El futbolista que exhiba cualquier clase de publicidad, lema o leyenda, siglas, anagramas o dibujos, sean los que fueren sus contenidos o la finalidad de la acción, será sancionado como autor de una falta grave”.

Cabe destacar que esto ya se había visto antes con jugadores como Fréderic Kanouté, quien mostró una prenda con la palabra “Palestina” en un encuentro de la Copa del Rey de 2009 y fue sancionado por el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol con una multa de 3.000 euros, y José María Callejón, quien tuvo que pagar 2.000 euros en 2010 por “alzarse levemente la camiseta mostrando debajo una camiseta con una cara serigrafiada no identificada” (cita textual del acta arbitral).

Hay que recordar que varios jugadores de la selección de Suiza descienden de otros países de los Balcanes. Xhaka, elemento del Arsenal de Inglaterra, es hijo de un preso político de la antigua Yugoslavia que estuvo varios años preso y luego emigró a Suiza, donde nació Granit. Shaqiri, por su parte, nació en Kosovo, pero abandonó la nación junto a sus padres cuando comenzó la guerra de los Balcanes.

Publicidad