Corea del Sur, el país que inmortalizó la cuauhtemiña

Cuauhtémoc Blanco hizo de la cuauhtemiña un espectáculo en Francia 1998 ante Corea del Sur .

Si hay una Selección Mexicana que hizo vibrar a todos los fanáticos, esa fue la que participó en el Mundial de Francia 1998. Ese camada de futbolistas logró hacer soñar a todo un país gracias al talento y garra que se veía en el campo e incluso muchos de ellos ahora son nuestros ídolos.

Sin embargo, dentro de ese buen grupo de jugadores, hubo uno que mostró tener un talento diferente, un toque especial y fue en la Copa del Mundo de aquel año cuando lo dejó en claro ante el mundo entero. Su nombre es Cuauhtémoc Blanco.

Con 25 años cumplidos mientras disputaba el Mundial de 1998, Blanco fue uno de los jugadores mexicanos que más destacó en esa justa. Para el recuerdo queda su gol imposible firmado ante Bélgica, con ese lance y remate a contra pie, pero la realidad es que antes de esa anotación, Cuauhtémoc ya había asombrado a propios y extraños días antes, gracias a una jugada que por siempre llevará su nombre: la cuauhtemiña. Fue el día 13 de junio de 1998 cuando el ahora candidato a gobernador del estado de Morelos realizó ese movimiento que lo marcaría por siempre alrededor del mundo.

En aquel día, México hizo su debut en el Mundial de Francia, y el rival que tuvo enfrente fue Corea del Sur, ese combinado nunca favorito pero siempre incómodo gracias a su futbol. Las cosas no comenzaron de la mejor manera para el Tri, un tanto al minuto 28 complicó las cosas, pero se emparejarían al 50’ con un gol de Ricardo Peláez. El triunfo podía llegar en cualquier momento y, en ese afán de buscar la victoria, Blanco se inventó su movimiento: con dos rivales marcándolo, Cuau sujetó el balón con sus dos pies y dio un brinco hacia el frente, entre ambos, para eludirlos y así dejar una postal que se sigue recordando 20 años después. Durante el mismo partido, Blanco repitió el truco y, aunque no generó mayor peligro, quedó grabado para la historia.

Sin embargo, pese a que la cuauhtemiña se convirtió en una sensación total en ese partido contra Corea, es preciso decir que no nació de los pies de Blanco en ese Mundial, pues antes la realizó en su club. “Esa (cuauhtemiña) la hice por primera vez como jugador del América. Antes había una cancha de frontón y había dos canchitas que se llamaban espacios reducidos. Ahí te enseñaban técnica individual, cuando terminabas la técnica individual jugábamos cinco contra cinco. Me acuerdo que Germán Villa me daba patadas para que soltara el balón porque parecía chapulín brincando con el balón, pero nunca pensé hacerla y me salió, me salió muy bien y a la gente le gustó y se quedó plasmada. Para hacer eso no es fácil, tienes un segundo para hacerlo”, reconoció el exjugador en una entrevista recién publicada por el rotativo El País.

Este movimiento ‘patentado’ por Cuauhtémoc siempre levantó más aplausos del público que peligro a los rivales; sin embargo, fue una jugada que lo acompañó durante toda su carrera. Ya fuera en México, en una Copa del Mundo ante Corea o Alemania, en un partido por la paz con Diego Maradona o en la MLS, Cuauhtémoc nunca dejó de hacerla, sin importarle quienes estuvieran enfrente.

Gracias Corea del Sur, por internacionalizar a Cuauhtémoc Blanco y su Cuauhtemiña.

Publicidad