¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Qué fue de la Chiquitibum?, la novia del Mundial de México 1986

Su nombre es Mar Castro y en el Mundial de México 1986 saltó a la fama como la Chiquitibum, la novia del futbol.

Mientras más se acerca la Copa del Mundo de Rusia 2018 más nos ponemos a reflexionar sobre las grandes figuras que alguna vez disputaron esta competencia como Pelé, Franz Beckenbauer, Johan Cruyff, Diego Armando Maradona, Zinedine Zidane, Ronaldinho, Gianluigi Buffon y Lionel Messi, pero también hablamos de esos personajes que se quedaron grabados en la mente del colectivo por circunstancias especiales.

En las últimas ediciones surgió un fenómeno llamado “Las Novias del Mundial”, siendo quizá la más famosa la paraguaya Larissa Riquelme, quien se convirtió en un fenómeno viral tras la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, además de la venezolana Eugenia Karolyi, quien se volvió muy popular por sus reacciones a las atajadas de Francisco Guillermo Ochoa ante Brasil en 2014.

Lee más: ¿Porristas o esclavas? La realidad que viven las animadoras en la NFL.

Pero si hablamos de una “Reina” por excelencia tendríamos que remontarnos a la Copa del Mundo de México en 1986, donde una mujer acaparó las miradas en la tribunas de los estadios convirtiéndose en una celebridad. Le decían la Chiquitibum y su nombre de pila es Mar Castro.

Si, además del remate de tijera de Manuel Negrete en el Estadio Azteca, la imagen de esta mujer quedó como símbolo de los partidos mundialistas en suelo mexicano.

Mexicana de nacimiento, pero con padres españoles, Mar tenía 17 años cuando saltó a la fama tras ser invitada por un camarógrafo para ser la imagen de un comercial de cerveza para el Mundial de México 1986 en el que cantaba junto a otros aficionados la porra de “chiquitibum a la bin bom ba, chiquitibum a la bin bom ba, a la bio a la bao a la bin bomba: México, México, ganará”.


Previamente, Mar Castro ya había aparecido en publicidades para marcas como Halls y Dunlop, pero el de la cervecera le cambió la vida.

“Soy modelo, canto, bailo, actúo y me gusta escribir poesía, por lo que tengo muchos amigos en diferentes cadenas de publicidad y un día me llamaron para hacer ese corte propagandístico. Durante la filmación, simplemente me había puesto una camiseta que me quedaba corta y para disimular el frío que hacía, la recorté aun más Quise darle mayor salsa al anuncio y me moví con sabrosura”, Mar Castro a Proceso.

Su popularidad llegó a ser tan grande que la gente la detenía en las calles para tomarse una foto con ella, además de que le valió un contrato por cuatro años con Cuauhtémoc-Moctezuma por su imagen.

Con estudios de Arte Dramático en la UNAM, Castro continuó con su carrera artística en los Estados Unidos, participando en películas como Love and Basketball, Black Down y la Chica de la Piscina. Además de varias obras de teatro.

Lee más: Ya no habrá ‘grid girls’ en la Fórmula 1.

Actualmente, Mar continua con su carrera artística en Los Angeles donde dirige una casa productora y se dedica a la poesía, siendo esta su pasión de toda la vida.

Hoy a sus casi 50 años de vida, Mar sigue muy activa en las redes sociales donde comparte con sus seguidores y fanáticos de más de tres décadas sus trabajos profesionales y vida personal.

Mar sigue en el ambiente artístico, además de su pasión por la poesía.

 

Castro recuerda sus momentos como la aficionada del Tri más popular del planeta.

 

Dentro de sus publicaciones incluye sesiones de fotos de sus producciones.