El miércoles pasado la Selección Mexicana de Futbol consiguió su pase a los octavos de final de la Copa del Mundo, pero no todo fue felicidad, todo se dio un cambio de emociones que llevaron a que los mexicanos festejáramos una victoria de Corea del Sur. ¿Por qué? México había perdido contra Suecia y si Alemania le ganaba a los coreanos estábamos eliminados. Pero no fue así, Corea dio la sorpresa, ganó y nos clasificó a la siguiente ronda.

Mientras eso sucedía en Rusia, en el zócalo de la Ciudad de México miles de aficionados observaban el partido, primero hubo rostros de preocupación, después se convirtieron en júbilo. En las imágenes mostradas en televisión se vio a un grupo de mexicanos que cargaban a un asiático mientras entonaban “coreano, hermano ya eres mexicano”, lo que hacía pensar que aquella persona era de Corea del Sur. Un día después me desperté con la noticia de que no era coreano si no japonés y que era estudiante de la Ibero.

Reciben con huevazos a Corea del Sur tras su participación en Rusia 2018 [Video]

Bastaron un par de llamadas para dar con el encargado de estudiantes de intercambio de la Universidad Iberoamericana, quien a su vez me comunicó con el encargado de hospedaje y por fin pude llegar con Kairi, quien no tuvo problema en conceder una entrevista, pero había una advertencia por parte de quien me dio su contacto ”él quiere dar la entrevista, pero habla poco español e inglés”. Aún así decidí continuar y tener a la mano Google Translate.

Lo primero fue saludar y presentarse, fue más difícil de lo que esperaba, su poco español lo limitaba a responder con pocas palabras, lo que a mí me obligaba a hacer más preguntas, pero al final salió algo bueno.

Lo primero que llamó mi atención fue que en su foto perfil de WhatsApp aparecía él con la foto de la Selección de Japón de futbol, lo que me llevó a intuir que era aficionado.

Asiático Zócalo Cargaron Mexicanos Entrevista

“Me llamo Kairi, tengo 22 años y me gusta mucho el futbol”.

-¿Qué haces en México?     

“Llegué en mayo para aprender el idioma español, pero a partir de agosto comenzaré a estudiar Desarrollo Económico en La Ibero”.

Después de las preguntas protocolarias lancé lo que más incertidumbre me causaba, ¿qué hacías en el zócalo? “Fui a observar el partido de México contra Suecia”. Parece que a los aficionados les importó muy poco que Kairi fuera japonés, tan solo les bastó observar sus rasgos asiáticos para acercarse y cargarlo.

Un grupo de mexicanos se acercaron, Kairi no entendía qué pasaba, “les dije que era de Japón, pero ellos dijeron que no importaba”. En cuestión de segundos ya estaba en brazos de varios aficionados, quienes se encargaron de pasearlo y como si fuera su boda lo aventaron en repetidas ocasiones hacia el cielo.

“Tenía mucho miedo”, después de unos minutos a Kairi le hizo sentido la frase de que, -los mexicanos son muy alegres y amables- quizá dudó de la amabilidad, pero en minutos sus pies volvieron a tocar el suelo, la tranquilidad llegó a él, no se imaginaba que la imagen de él por los cielos ya estaba siendo transmitida en televisión.

El idioma limitó a que la entrevista fluyera, de pronto llegaba un “no entiendo” y tenía que replantear. ¿Cómo es el futbol en Japón? “La Selección es un equipo fuerte, la clave es que los japoneses nos podemos unir y hacer un mejor juego”.

Kairi considera que México es un equipo muy fuerte, conoce el Estadio Azteca, pero la mejor lección de que los mexicanos somos fervientes aficionados al futbol la aprendió en el Zócalo. Nunca se imaginó que por un día saldría en televisión, periódico y que varios mexicanos lo saludaran o le pidieran una foto.

Kairi fue el salvador, sus rasgos asiáticos fueron el pretexto para los mexicanos. Él se llevó una anécdota de la que se acordará cada que vea un partido de la Selección Mexicana.