Andrés Guardado disputó lesionado el Mundial de Rusia 2018

Andrés Guardado, capitán de la Selección Mexicana, disputó el Mundial Rusia 2018 infiltrado, debido a problemas musculares que lo aquejan desde mayo pasado.
(Imagen: Getty Images)

Andrés Guardado se portó como un verdadero capitán en Rusia 2018. El mediocampista del Real Betis demostró que no importa la adversidad, jugar un Mundial con México siempre es especial. A pesar de estar lastimado y recién operado, el Principito decidió disputar la justa veraniega infiltrado, para que su equipo no sufriera otra baja por lesión.

De acuerdo con información de Carlos Ponce de León, director de Récord, el futbolista mexicano tuvo que infiltrarse para jugar contra Alemania, Corea del Sur, Suecia y Brasil en el Mundial. Desde principios de mayo, Andrés Guardado fue operado. Su rehabilitación fue rápida, parecía que a pesar de todo estaba al 100.

Su lenta recuperación, aunada a las constantes recaídas de Diego Reyes y Néstor Araujo, hicieron que Juan Carlos Osorio alargara el día en que debía dar la lista definitiva, rumbo a Rusia 2018.

De último momento, el estratega colombiano de México decidió bajar a Reyes. Araujo se descartó días antes. Como comodín llevó a Erick Gutiérrez, jugador del Pachuca. Muchos criticaron esta decisión. Decían que era más urgente cubrir la zona defensiva, que llevar a un mediocampista más.

Pero Osorio sabía lo que hacía. Siempre estuvo consciente de que Andrés Guardado no estaba bien físicamente para disputar un torneo de la magnitud que significa un Mundial. Si no hubiera podido seguir, Gutiérrez hubiera entrado al quite.

Una lesión muscular en el muslo derecho es lo aqueja al Principito. Aquel 19 de abril, en el juego ante Las Palmas de Paco Jémez, Guardado jugó los 90 minutos. El equipo de Quique Setién ganó ese día por la mínima. Ese triunfo los encaminó a un puesto en la Europa League. El siguiente duelo era frente al Atlético de Madrid. Fue ahí donde capitán del Tri se lastimó.

https://www.youtube.com/watch?v=EPy7D6izOCY

 “No he salido del dolor. Le dije al doctor que, si es necesario, me infiltre. Pero debo pensar en el futuro, también en el Mundial. Me gustaría estar dentro del campo en esta recta final”, dijo Guardado. Fuente: Récord.

Tras la operación a la que se sometió Guardado en Torreón, el jugador del Betis disputó 307 minutos del 360 totales en Rusia 2018 con México.

Contra Alemania mostró solidez en el mediocampo. Ante Corea dio equilibrio. En los dos duelos posteriores quizás pasó desapercibido, puede que la cirugía le haya pasado factura. Pero nadie puede dudar del ejemplo que dio Andrés Guardado a sus compañeros. Un futbolista que, a pesar de haber jugado infiltrado, demostró carácter y aguantó hasta el final, con tal de no afectar mermar a la Selección de México.

Publicidad