Los aficionados mexicanos son capaces de atraer la atención del mundo por su folklor cuando animan. De hecho, varios Mundiales lo saben a la perfección. Sin embargo, en esta ocasión los fanáticos no se esperaron a que la justa empezara para causar de las suyas.

Afortunadamente, por ahora no hay ningún nombre propio para señalar, pues en realidad los hinchas no hicieron nada malo. Ahí les va la explicación: en su primer entrenamiento en Rusia, la Selección Mexicana abrió sus puertas al público, pero algunos no pudieron ingresar, por lo que se quedaron en las afueras, apoyando como es costumbre. Hasta ahí nada malo.

Lee más: Los aficionados mexicanos en un Mundial solo significan una cosa: caos

El problema llegó cuando, según los medios, los fanáticos mexicanos, siempre coloridos y efusivos, distrajeron a una conductora que, por estar viéndolos, no puso atención y se impactó con el automóvil de enfrente. El impacto no fue nada grave, de hecho los involucrados se bajaron a ver lo sucedido y, al darse cuenta de que el incidente no era relevante, siguieron su rumbo, por lo que todo quedó en una ‘bonita’ anécdota.


Los fanáticos aztecas se han encargado de protagonizar hechos curiosos/penosos en diferentes Mundiales. Para el recuerdo está lo hecho por un aficionado en Francia 1998, quien orinó la Llama Eterna, que se encuentra debajo del Arco del Triunfo y que es considerado uno de los símbolos del país; o cómo olvidar al mexicano que jaló la palanca de seguridad en tren bala, durante Corea-Japón 2002, algo que nunca antes había ocurrido y no, no fue por una emergencia.

Lee más: Cuando se acerca el Mundial los mexicanos somos muy predecibles

Esperemos que en Rusia 2018 no pase nada que ponga en evidencia a México, al menos por sus fanáticos, y que todo esté en orden durante ese mes que dure la justa.