Link copiado al portapapeles
#Wellness

Kathrine Switzer, termina un maratón de 50 años


Al finalizar su participación de este lunes los organizadores del Maratón de Boston decidieron retirar el número 261, el mismo con el que hace 50 años dos hombres intentaron sacarla de la competencia

Algunos recordarán aquella mítica foto en donde aparece una mujer portando el número 261 en el pecho mientras un hombre trata de agarrarla en el maratón de Boston de 1967. Esa imagen quedó guardada como una forma de apertura a las mujeres en los maratones.

Kathrine Switzer era quien corría resguardada por su novio Tom Miller, “estaba muy nerviosa, mis manos sudaban. Tenía miedo de que me descubrieran en la salida”. Relató Kathrine a Boston Globe.

En ese entonces las mujeres tenían prohibido participar en maratones por muchos motivos, el más sobresaliente: no podían competir contra la fortaleza de un hombre, además se decía que por el esfuerzo se les podía caer el útero. Todos los estigmas se rompieron cuando Katherine decidió registrarse en el maratón de Boston utilizando un nombre sin género específico: “KV Switzer.”  Después de todas las adversidades logró culminar la prueba y registró un tiempo oficial de 4 horas con veinte minutos, desde ese momento no volvió a ser la misma. Los medios de comunicación la voltearon a ver, las notas la llevaban de heroína hasta villana.

 

Estoy seguro que si en ese tiempo ya estuvieran las redes sociales se hubieran inundado de todo tipo de comentarios a favor y en contra, pero la ahora denominada KV Switzer siguió entrenando para conseguir sus metas. Switzer ganó el maratón de New York City para 1974 y terminó segundo en el maratón de Boston en 1975. Ella continuó con el lanzamiento del Circuito Internacional de la Mujer, una serie de carreras y maratones de las mujeres en todo el mundo que llevó a la inclusión de el maratón femenino por primera vez en los Juegos Olímpicos de 1984. Finalmente todo funcionó como una especie de lucha social.

Cuando se supo que Kathrine Switzer regresaría al maratón de Boston 50 años después del suceso de la gran fotografía, todos comenzaron a hablar de ella. El maratón quedó en segundo plano, la fémina que dio la apertura tiene una gran importancia.

¿Cómo se prepara para encarar de nuevo el maratón de Boston?

Fue la pregunta que le realizó la periodista Rachel G. Bowers previo a la competencia. A la cual Switzer respondió “Un año y medio atrás visité a mi fisioterapeuta para discutir mi entrenamiento y me dijo dos puntos claves: corte sus entrenamientos cada dos días y de prioridad a la recuperación.”

Este lunes y antes de salir a la competencia Katherine desayunó algo ligero ,un sándwich de mantequilla de nuez, un plátano, y una taza de té o café. Después abrió su lápiz labial y se pintó, esta vez sin ninguna objeción. Entre las multitudes fue ovacionada, los demás participantes la buscaban para tomarse una foto y presumir en sus redes sociales. Esta vez no importaron los prejuicios y corrió sin preocupaciones, no importó el tiempo ni el lugar, solo que culminara su participación.

Al finalizar su participación de este lunes los organizadores del Maratón de Boston decidieron retirar el número 261, el mismo con el que hace 50 años dos hombres intentaron sacarla de la competencia. Hoy se convierte en una figura inmortal, una mujer que rompió la brecha en el deporte femenil.

 

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon