Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Sergio Dipp y la oportunidad de aprender de las equivocaciones


Solo es cuestión de imaginarse el escenario: Monday Night Football, jornada uno de la temporada de la NFL, ser parte de una de las cadenas más importantes de deportes a nivel internacional y hablar frente a millones de personas en una lengua que no es la materna. Todo eso le sucedió a Sergio Dipp, reportero de ESPN, el pasado lunes, ¿cuál es el problema de que haya fallado?

En el mundo actual que vivimos, con el acceso a la información al instante y los memes como nueva “licenciatura”, era casi imposible que la falla de Dipp, impulsada quizá por el nerviosismo, pasara desapercibida. Era claro que iba a ser señalado por el titubeo de su segundo idioma y más si era transmisión en inglés del deporte estadounidense por excelencia en un horario tan significativo, pero para ser sinceros, el asunto debía terminar ahí.

Acostumbrados a burlarnos de cuando alguien se equivoca, la población encontró en el reportero de Mexicali la “cena” perfecta de este lunes por la noche, al punto de que algunos se refirieron a él como “lo mejor que sucedió en la primera parte” en el juego entre Broncos vs Chargers. Incluso el propio reportero se tomó con humor lo que estaba sucediendo en redes sociales, cuando llegó a colocarse con trending topic número uno en Estados Unidos, pero los comentarios no cesaron.

Desde publicaciones asegurando que él no podía ser parte de ESPN por hablar así inglés, hasta muestras de cariño de algunos seguidores, Sergio vio que el equivocarse, en ocasiones, puede traer algunos beneficios, pues no volverá a ser un desconocido ni en su país, ni en Estados Unidos, aunque para mal.

Ahora el verdadero asunto para Dipp es saber cómo tomará este asunto. A su defensa ya han salido personajes importantes, como el futbolista y amigo personal de él, Javier Hernández, quien aseguró quererlo, respetarlo y admirarlo. “¿Cuántos no quisieran estar o vivir al menos un segundo de lo hemos vivido hasta ahora”, fueron algunas de las palabras que Hernández le dedicó a su criticado amigo.

Por su parte, Bob Ley, reportero estadounidense, mencionó que lo sucedido con Sergio Dipp es normal, ya que la dificultad de hablar en otro idioma es muy grande y él lo vivió en carne propia, cuando trató de hacer una entrevista en español, cubriendo las eliminatorias hacia el Mundial de Brasil de 2014 en Honduras. “Después de 20 segundos tuve que disculparme y decir que se debía hacer en inglés”, recordó el miembro de ESPN.

En México las burlas o comentarios negativos hacia el trabajo de Dipp tampoco se hicieron esperar: “hizo mal su chamba” o algunos más altisonantes se podían leer en Facebook. Sin embargo, los mexicanos son los menos indicados para hacer señalizaciones sobre el tema.

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en 2015, solo el 5% de la población mexicana domina el inglés, por lo que sería interesante poner enfrente de una cámara, en un canal estadounidense, a alguna de esas personas que vio gracioso el asunto del reportero. Quizá ya no lo sea tanto después, ¿no?

El trabajo de Sergio Dipp puede gustar o no, pero se debe respetar como el de cualquier persona. ¿Habla mal el inglés? Sinceramente creen que ESPN lo aceptó sin pasar un respectivo examen, lo dudamos. Además, en su explicación después del partido demostró que puede pronunciarlo sin complicaciones.

Si muchos aún se ponen nerviosos cuando exponen en clase, ¿no es normal que a alguien le haya pasado a nivel nacional frente a millones de televidentes estadounidenses en su primera participación?

Ahora el trabajo del reportero será tomar lo mejor de esta experiencia y comprobar que está capacitado (y sobre todo no tan nervioso) cuando tenga una segunda oportunidad, porque seguro la tendrá. Al final, el aprendizaje nunca termina.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106