Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Usain Bolt, el rey de las pistas se despide del atletismo


No pudo cruzas la línea de meta, cerró su participación en los 4×100 metros con una lesión y aún con este desastre Londres y el mundo entero se pusieron de pie para despedir al mejor velocista de todos los tiempos.

“Si lo has visto en televisión, considérate afortunado; pero si lo has visto en vivo, considérate muy bendecido”, fragmento del documental I’m Bolt. 

Usain Bolt siempre lo hizo ver fácil, el jamaiquino se mostraba en el mejor nivel físico y mental. Nunca hubo miedo en su rostro, nunca hubo dudas en cada zancada que daba. El talento de Usain no es algo natural, desde que Bolt se coronó como Rey de la Primavera en 2008, los amantes del deporte nos dimos cuenta de que él no era de este planeta.

Sin embargo, en 2016, cuando el documental del corredor salió a la luz, nos dimos cuenta de que Bolt deseaba ser un humano normal otra vez. “Quiero regresar al mundo real, quiero descansar mis pies, relajarme…”. Muchos pensábamos que el momento de decirle adiós no iba a llegar, que Usain Bolt sería eterno, pero no fue así, Usain rompió las reglas del deporte, salió de fiesta, no tuvo una alimentación rígida y aún con ello su mente siempre estuvo concentrada en una meta: ser el más rápido.

Rompió tres veces el récord mundial de los 100 metros planos, ganó 21 medallas desde los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y durante un poco más de nueve segundos paralizó al mundo frente a la pista o frente a los televisores para demostrar una y otra vez que no hay nadie  que pueda acabar con su legado.

Usain siempre será especial, no solo por su talento, también por su gran carisma. Y aunque Gatlin, Coleman, Blake, Gay y Powell demostraron que no era un atleta invencible, el respeto y la mística que se genera cuando Bolt está en la pista nadie más ha podido conseguirla. Ni eso, ni ser el único corredor que rompió récords en dos pruebas: 100 y 200 metros planos.

Y si eso no fuera suficiente, solo cinco atletas han podido pasar la barrera de los 9.78 segundos, de acuerdo a la información de la BBC, pero solo Bolt lo ha conseguido en nueve ocasiones.

“Quiero que la gente hable de mí cuando hable de Mohammed Ali, de Pelé y de todos ellos”, afirmó Usain. Lo cierto es que él le dio muchas alegrías a Jamaica, al atletismo y al deporte en general. Usain se volvió inmortal, uno de los mejores deportistas de la historia.

Desde hace una década, los ojos del mundo no solo han querido ver correr a Bolt, también han deseado verlo cruzar la meta en primer lugar. Porque Bolt le enseñó a toda la gente que lo observaba que es posible levantarse, que es posible ser una leyenda y  que para lograrlo “debes ganar cuando nadie creer que puedes hacerlo”.

Usain Bolt logró hacer todo lo que quería en la pista, ahora podrá disfrutar, salir de fiesta, comer comida chatarra una vez más, todo eso, mientras nosotros los observamos por última vez, deseando que cambie de opinión, deseando que su cuerpo resista y que Tokio 2020 se ilumine con su figura en uno de los carriles de la pista.

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr