Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

LMB: Bienvenidos a la “futbolización” del beisbol mexicano


El plan de la LMB para hacer el beisbol mexicano rentable es copiar el del futbol: Más partidos, dos torneos y malbaratar el deporte.

“La Liga está viva y ahí estamos, hay un piso para donde crecer. A los medios les conviene que crezca el beisbol, porque sin duda estamos en una industria futbolizada y ojalá podamos tener un segundo y hasta un tercer deporte. En Estados Unidos hay seis major sports, aquí tenemos uno y luego viene la Liga y si crecemos, crece la inversión publicitaria, el empleo y nos conviene que el beisbol mexicano crezca”, declaró el actual presidente adjunto de la LMB, Javier Salinas, quien a partir de octubre estará al frente de la misma.

Fue apenas la semana pasada cuando la Liga Mexicana de Beisbol dio más detalles de su plan para el 2018, donde se tendrán dos torneos durante el año y en el que los equipos disputarán 66 duelos cada uno (132 en total y 20 más que 2017), además de dos postemporadas y, por supuesto, dos campeones.

Se planea que el par de competencias se realicen entre abril-julio y agosto noviembre, con una semana de descanso entre ambas, según lo acordaron los 16 clubes de la Liga. El plan de los altos mandos es que al haber dos postemporadas las entradas se incrementen a los estadios y, al mismo tiempo, las posibilidades de atraer más patrocinadores y mejores ingresos.

“La Serie Mundial se va a celebrar a partir del 24 de octubre y va a acabar el 2 de noviembre, justo cuando nosotros estaremos iniciando los Playoffs, incluso, para las televisoras, el concepto se llama ‘calentar la pantalla’. Vienen los Playoffs y Serie Mundial de la MLB, luego nosotros y luego la Liguilla del futbol mexicano, entonces nos hemos vuelto más atractivos, porque nos insertamos en el final de eventos deportivos de fin de año”, declaró Salinas en asamblea.

Dos torneos, dos “liguillas”, dos campeones, más juegos. Suena a Liga MX ¿no?.

Este “mágico” escenario futbolizado para salvar el beisbol mexicano y creado por la nueva administración suena grandioso, pero existen una serie de problemas que pueden surgir con el desarrollo del torneo.  

***

BEISBOL EN CRISIS

Imaginemos que el beisbol y la LMB son una casa que se cae a pedazos. Ahora, que Javier Salinas es un arquitecto que la quiere restaurar y hacer lucir, sin embargo sólo le echa pintura encima sin arreglar sus problemas estructurales. Ese es el plan de los hombres de traje en la Liga.

Para nadie es un misterio que la pelota caliente en nuestro país sigue en un bache económico, de popularidad y de visualización. Según la encuesta sobre la Afición al Futbol Soccer en México de 2017 realizado por Consulta Mitofsky, el béisbol es el tercer deporte en popularidad con 25.1% de los encuestados interesados en el deporte, detrás del futbol (55.7) y el boxeo (36.2). El podio lo ha peleado con el basquetbol en los últimos 10 años.

La misma casa encuestadora (Mitofsky) realizó un estudio sobre el beisbol hace una década llegando a las siguientes conclusiones:

  • El beisbol es un deporte de herencia, el 22% de los encuestados afirmaron que sus padres eran o son aficionados al deporte.
  • En el norte del país hay mayor afición con el 26% de ellos.
  • Una tercera parte de los aficionados al “Rey de los Deportes” tiene más de 50 años y el 65.9% de los aficionados rebasan los 30.

Previo a la campaña 2017, los aficionados por juego no rebasan los 5 mil. Su mejor temporada la tuvieron apenas en 2016, en el que registraron un aumento en promedio de las plaza en 4 mil 896 butacas ocupadas por juego, seguido de 2014 con una media de 4 mil 666 personas con boleto pagado.

En lo que va de la temporada 2017 (hasta el 24 de julio) han asistido 3 millones 477 mil 182 aficionados a los estadios de beisbol en México en 714 juegos, es decir 4,870 por juego, siendo las plazas de Monterrey, Tijuana, Yucatán, Monclova y Saltillo las que más gente llevan y las de Tabasco, León, CDMX, Quintana Roo y Puebla las que menos.

A esto le sumamos que actualmente tres equipos siguen sin cubrir la fianza por 15 millones de pesos a la LMB: Saraperos, Generales y Bravos. Además dos equipos están pidiendo su cambio de plaza para el 2018, Pericos de Puebla que podría moverse a Nuevo Laredo, Tamaulipas, y Rojos del Águila de Veracruz al no tener más apoyo del gobierno de su estado.

Mucho que arreglar y poco tiempo para hacerlo.

***

NADIE ESTÁ CONTENTO

Con el nuevo esquema, Salinas afirmó que hasta hay comunión con los jugadores, sin embargo la situación contractual será un gran problema.

La temporada durará ocho meses repartidos en dos torneos, es decir que los beisbolistas firmarán dos contratos y quien no lo acepte no tendrá trabajo. En caso de que alguno de los equipos no avance a playoffs, quedará en su jurisdicción el pagarle o no a su jugador durante el tiempo de receso.     

Además, el firmar estos contratos impide que los peloteros tengan actividad en el invierno, principalmente en la Liga Mexicana del Pacífico, prácticamente perdiendo su salario de medio año.

Esto sería un gran problema para los equipos en el Pacífico ya que no desarrollan a sus jugadores y por lo regular su base es de los peloteros con mejores rendimientos en el verano.

Otros que podrían estar molestos son los aficionados que aman las estadísticas, ya que al tener dos torneos los récords cambiarán drásticamente y aún no se tiene idea de cómo llevarlos, aunque lo más natural es que en los famosos libros de “Quién es Quién” existan las viejas y las nuevas marcas.  

Al final, si algo puede presumir el beisbol es de vivir de su aspecto nostálgico y que es fiel a sus tradiciones. El utilizar el esquema del futbol en México puede ser una solución a corto plazo más no permanente. La nueva liga verano-otoño nos ofrece más beisbol, no mejor beisbol. ¿Cuánto tiempo pasará para que tengamos a un “Decio de María” en la LMB… o ya lo tenemos?

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz