Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

El vocho, un carro que llegó al mercado gracias al deporte


El vocho es un carro hecho para los mexicanos, para todas las clases sociales y para el deporte.

Más allá de ser utilizados como taxis y exhibirlos como verdaderos recuerdos, el vocho, como se le conoce en México al Volkswagen Sedán, un auto que se convirtió en el preferido por los mexicanos y un icono de por vida. Pero la historia de este peculiar vehículo comenzó en el deporte, justo en 1954, cuando la empresa alemana quería ingresar su nueva creación al mercado de automóviles en nuestro país.

La prensa mexicana quedó encantada con la nueva arquitectura del auto, en México se vendían vehículo estadounidenses de gran tamaño y con un consumo considerable de combustible. El vocho llegó con un tamaño pequeño y con consumo mínimo de combustible, lo único que se ponía en duda era la durabilidad del carro. Para callar bocas se decidió que en la Carrera Panamericana de ese año participaran 7 Volkswagen Sedan en una competencia complicada por las carreteras de México con un recorrido de 3 mil 211 kilómetros, al finalizar la carrera los 7 vochos sobrevivieron a la ruda competencia.

Así inició su historia en México, una competencia deportiva fue la prueba que abriría el mercado en México. Hasta ahora no podemos evitar observar estos autos por la calle, algunos descuidado, otros arreglados y unos modificados, pero su esencia sigue viva. En marzo de 2003 se anunció la final de la producción de estos autos debido a la disminución de la demanda, pero no murió, mucho menos la competencias. De hecho las competencias de Off Road entre los vochos siguen latentes y son un espectáculo para todos aquellos que se dan cita a las carreras.

Para estas carreras a todos terreno los vochos son los preferidos para los competidores debido a la durabilidad de la carrocería y la potencia del motor. En algunos casos la carrocería es modificada para dejar solo espacio para el piloto y copiloto, además de colocar una estructura que da refuerzo al carro, el motor es alterado para una mayor potencia. los amortiguadores y llantas son cambiadas para soportar golpes y grandes saltos. Todo es asegurado de tal forma de que sean competencias de alta velocidad y con saltos espectaculares.

Estas carreras comenzaron en Baja California Sur, pero se han hecho populares en la República Mexicana, los Vochos no solo son exhibidos, modificados y alterados. Se compite y quien ha tenido o a manejado uno de estos carros sabe perfectamente que el autos está preparado para correr por cualquier terreno. Es barato en sus piezas y parece no gastar gasolina. Lo que comenzó con una competencia se hizo una costumbre y el carro más querido nunca terminará de existir.

Aún podemos observar a algunos participantes de la Carrera Panamericana usar el Volkswagen Sedán, en las carreras todoterreno y hasta a jóvenes con el peculiar carro que resulta un clásico del automovilismo en México. El vocho es un carro hecho para los mexicanos, para todas las clases sociales y para el deporte.

 

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon