Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Justin Turner, el arma silenciosa de los Dodgers para buscar el campeonato


Los Angeles Dodgers son una de las mejores franquicias de toda la MLB. Su récord de 39 triunfos y 25 derrotas es el segundo mejor de la liga, solo por detrás del que tienen los Colorado Rockies y los principales responsables son los jugadores, por supuesto.

En México se voltea a ver a Adrián González y las veces que salta Julio Urías al montículo. En Japón seguro siguen de cerca las aperturas de Kenta Maeda. Todos ellos piezas importantes. Sin embargo, uno de los elementos que ayuda a mantener al equipo angelino en los primeros planos es su tercera base estelar: Justin Turner.

Quizá no con los reflectores de otros peloteros (al menos fuera de Estados Unidos), Turner se ha convertido en un jugador indispensable para Dave Roberts, su manager, pues en él, y otros beisbolistas, recae la importancia de mantener a los Dodgers como una de las franquicias candidatas al título de las Grandes Ligas, otra vez.

La relevancia de Justin se dejó ver desde en 2016, cuando se convirtió en agente libre y los Dodgers no dejaron que se fuera a otro equipo, pues su .275 de promedio de bateo, 27 jonrones y 90 carreras impulsadas en esa temporada lo colocaron como uno de los mejores elementos con el bate entre las manos.

Conscientes de que recibiría propuestas desde otros rumbos, el conjunto de la costa le puso sobre la mesa 64 millones de dólares por las próximas cuatro temporadas y el tercera base aceptó, pese a que (se dice) había mejores opciones económicas de los San Luis Cardinals y San Francisco Giants.

“Estamos muy contentos por retener a Justin Turner por los próximos cuatro años. Él es una parte vital en el funcionamiento del conjunto, no solo dentro del diamante, sino entre los propios jugadores y con la comunidad de aficionados”, comentó Andrew Friedman, presidente de operaciones de los Dodgers.

Y eso de que es vital también para los compañeros, aunque suene a cliché de Friedman, es cierto y el jardinero Jasiel Puig lo dejó saber a inicios de la temporada 2017.

“Él (Turner) siempre está hablando conmigo, motivándome a ser mejor. Él siempre es uno de los que habla en las reuniones y ayuda a sus compañeros. Es un gran líder del equipo“, aseguró Puig.

Por desgracia, aunque parece un súper hombre, Justin no es ajeno a las lesiones y en este mismo 2017 ya tuvo una que lo obligó a perderse 19 partidos entre mayo y junio. Esa ausencia pesó en la novena angelina claramente, pues en los últimos ocho partidos antes de que regresara Turner al diamante, en conjunto batearon para un raquítico .166 de promedio, aunque mantuvieron un récord positivo de 12-7.

Pese a esos juegos lejos del campo, Turner puede presumir que antes de lesionarse tenía el mejor promedio de bateo (.379) y que después de su regreso (9 de junio) se mantiene en la primera plaza con un .383, hasta el momento que se escribe este texto.

Con 32 años, el tercera base ya no es un joven. De hecho, está en su décima temporada en la Gran Carpa y disfruta uno de sus mejores momentos. Se ha convertido en pieza clave de su equipo, ejemplo para los más jóvenes y uno de los peloteros más queridos por la afición angelina, ¿qué más puede pedir?

“Jugar aquí ha sido muy especial para mí, me he sentido de maravilla, por eso quiero aportar todo lo que esté a mi alcance para darle a los aficionados el campeonato que todos queremos y merecemos”, fueron las palabras del jugador cuando renovó a finales del 2016. Seis meses después está haciendo válidas sus palabras y no hay duda de que está haciendo todo lo posible para llevar a los Dodgers a un campeonato.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106