Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

La explotación laboral también juega en el deporte profesional


Aunque pueden ser explotados, la recompensa llega al firmar con equipo profesional

Adquirir a jugadores menores de edad se ha comenzado a regular en los estatutos de la FIFA. De hecho, en alguna ocasión el Barcelona ya fue castigado por el máximo organismo al corromper el reglamento. Atlético de Madrid acaba de ser sancionado y la promesa brasileña de futbol, Vinícius Júnior, que recientemente fue adquirida por el Real Madrid no podrá participar con el equipo hasta que cumpla 18 años.

En el futbol mundial existen visores que identifican talento joven que pueden llevar a los equipos donde laboran, invierten una cantidad de dinero para comprar sus derechos federativos con el objetivo de que se conviertan figuras. Con ello podrán conseguir dinero por venta de playeras, uso de marca y hasta conseguir contratos por temas de publicidad. Ante esto la FIFA desarrolló una normativa de protección a menores en donde se evita que los futbolistas más jóvenes estén expuestos a la explotación y el abuso en un país extranjero.

Mientras en el mundo los equipos compran cartas de futbolistas, en Estados Unidos es diferente. El país con las ligas más importantes de beisbol, basquetbol y futbol americano generaron un sistema que ayuda a los jóvenes para que puedan jugar en un equipo profesional en cualquier deporte, se llama draft. Se trata de que los equipos elijan a los prospectos más importantes de ligas universitarias, de secundaria, equipos junior o de otros países. La idea es que el talento se pueda desarrollar y así crear atletas profesionales que puedan participar en las distintas ligas.

El reglamento es claro y mientras partícipes en la NCAA (liga universitaria) no puedes percibir un salario, ni patrocinios. Los deportistas reciben un pago cuando firman un contrato con el equipo profesional. La distintas instituciones educativas reclutan a deportistas y ofrecen becas para que representen a la universidad en algún equipo deportivo.

El proceso de reclutamiento por parte de la universidades es a través de visores que se encuentran en Estados Unidos y distintas partes del mundo. Ofrecen becas para que puedan estudiar en sus instituciones, pero no siempre la ayuda es al 100%. Puede incluir hospedaje y un cierto porcentaje de la colegiatura, con eso convencen a los deportistas para que se unan y sean la próxima promesa que los ayude a ser campeones.

Pero no todo es beneficios en la NCAA. Los deportistas no perciben un salario y todos los contratos comerciales se realizan a través de la liga. Los directivos hacen negociación y reciben el pago, los deportistas o equipos ayudan a la promoción y no reciben nada, digamos que son explotados por la liga debido a intereses comerciales.

Al llegar al ámbito profesional pueden arreglarse con el equipo que los seleccione y tener por primera vez un salario. Mientras la FIFA prohíbe transacciones con futbolistas menores de edad, en Estados Unidos el draft ayuda a que las promesas se preparen para tener una oportunidad de estudiar y jugar en ligas universitarias.

Aunque pueden ser explotados, la recompensa llega al firmar con equipo profesional.

En el deporte el proceso de reclutamiento y selección es fundamental para evitar explotación y abuso por parte de un club.

 

 

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon