Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

La LMB y una mitad de temporada que anuncia lo mismo


La Liga Mexicana comenzó convulsionada. División de bandos, problemas con el presidente, equipos casi desafiliados (Tigres) o con problemas para ser considerados en la planeación de la temporada (Generales de Durango). Sin embargo, “haya sido como haya sido”, el beisbol mexicano de verano está sobrellevando el 2017 y ya está casi a la mitad de campaña.

La pregunta ahora es: ¿todo ese revuelo causado antes del inicio afectó de alguna forma a los equipos? Uno de los principales problemas del Rey de los Deportes en México es la asistencia a los estadios. Pese a ser considerado el tercer deporte más popular en el país, lo cierto es que la gente no gusta de ir a ver un partido.

Si tomamos en cuenta que el precio del boletaje en muchas plazas es muy accesible, algunos de 10 pesos o a veces hasta regalados, parece ilógico que las entradas continúen siendo bajas en uno de los deportes más populares.

En la temporada 2016 la situación cambió de perspectiva un poco, pues fue en ese año cuando se registró el mejor promedio de asistencia a los diamantes de los últimos años, con 4 mil 896 butacas ocupadas, aunque fueron pocos los equipos que pueden presumir números positivos. Monterrey, Yucatán, Monclova, Puebla y Saltillo fueron las franquicias privilegiadas. El resto no puede decir lo mismo.

Para el 2017, tomando en cuenta que la temporada está prácticamente a la mitad, los equipos anteriores se mantienen como los que más gente meten a su estadio, a excepción de Pericos, que si mantiene sus números actuales, apenas lograría 167 mil 414 asistentes totales, casi 61 mil menos que el 2016. Eso sí, aún hay factores que pueden alterar los números como los partidos de playoffs, que siempre son sinónimo de buena taquilla.

Cifras a remarcar, para mal, son las que entregan dos de los equipos más populares de la LMB: Diablos y Tigres, ya que ambas franquicias tienen un total de asistencia (a media temporada) muy pobre, aunque las capacidades de los inmuebles por supuesto que les afecta.

Sin embargo, el problema incluso es mayor para los felinos, pues de mantener sus números tendrían peores registros que en el 2016, demostrando que esa casi salida del circuito no cayó muy bien entre la gente.

Por su parte, los Bravos de León y los Olmecas de Tabasco son los protagonistas de las peores entradas, aunque del equipo guanajuatense se puede entender pues acaba de entrar a la LMB y el arraigo de su afición apenas se está cocinando.

En lo que si no ha perdido ningún equipo es en sus redes sociales. Si se contabilizan los números de Facebook y Twitter, comparando con los que tenían al inicio de temporada, cada una de las franquicias ha aumentado sus seguidores, lo que demuestra que al menos sus community manager están haciendo las cosas de manera efectiva. Por supuesto unos más que otros.

A jalones y empujones la temporada 2017 ahí va, paso a paso, aunque el hecho de que haya comenzado ya era un triunfo. Sin embargo, la situación respecto a entradas parece que seguirá por la misma ruta. Miles más, miles menos, pero seguramente al final de temporada serán los mismos equipos quienes vuelvan a entregar números favorables para sus arcas, mientras que el resto (más de la mitad) seguirá perteneciendo a esos mortales que sufren la verdadera realidad del beisbol mexicano.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106