Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Novak necesita de Djokovic para reencontrar su mejor versión


Novak Djokovic no está en su mejor momento, pero nunca se debe dudar de su capacidad. El serbio sabe lo que es estar en la cima, solo necesita reencontrarse con él mismo.

“Djokovic juega a un nivel más alto que el resto y es difícil verle perder partidos”, mencionó Rafael Nadal acerca de la capacidad tenística de Novak a inicios del 2016. ¿Quién diría que un año y pocos meses después la historia sería completamente otra?

A mediados del año pasado todos veían en Nole una fortaleza casi inquebrantable y despojarlo del número uno mundial parecía una hazaña imposible. Sin embargo, la segunda mitad de la temporada fue un completo balde de agua fría para el serbio, quien dejó de ser él para convertirse en mortal.

La baja de juego de Djokovic comenzó en Wimbledon, cuando admitió haber perdido por problemas personales. Después, en cada torneo importante al que asistió quedó corto a las expectativas y no sumó otro campeonato importante (JJOO, US Open, Masters 1000 y ATP World Tour Finals). El “nocaut” decisivo llegó en el Masters de París, donde perdió la cima del ranking del ATP después de 122 semanas en el trono. Por desgracia, ese apenas era el principio de una tormenta que no ha dejado de caer sobre Nole.

En diciembre, tras terminar la campaña en segundo puesto, Nole tomó una decisión que sorprendió a propios y extraños: terminó su relación laboral con Boris Becker, el entrenador con el que había formado una mancuerna (que parecía) insuperable y quien lo había llevado a tocar la cima del tenis. Sin embargo, fue el propio Boris el que dio a notar el por qué Novak estaba sufriendo: “él no pasó mucho tiempo en la pista de entrenamiento en los últimos seis meses y lo sabe”, aseguró el alemán.

En marzo del 2017, ya con la nueva temporada iniciada, el serbio dejó entrever el motivo más importante por el cual su rendimiento ha ido a menos en los últimos meses. “El tenis ha dejado de ser mi máxima prioridad. La situación ha cambiado completamente, tengo un hijo, una mujer, una familia y me siento muy afortunado de ser padre”, confesó el tenista.

Sin embargo, además de los problemas u obligaciones personales, lo cierto es que Novak también se ha visto afectado por aquello que Nadal también destacó a inicios del 2016: las lesiones. “Es un tenista increíble y que no ha tenido lesiones”, comentó el balear. Bueno, pues esa cualidad también quedó atrás.

Para el Miami Open del 2017, Djokovic prefirió dejar atrás su oportunidad de refrendar el título por una dolencia en el codo y en la temporada del 2016 ya había padecido molestias en el hombro y la muñeca. Además su estado físico también parece no estar a tope, ya que no se le ve con la misma agilidad en la canchas y seguro mucho tiene que ver lo mencionado por Becker, su falta de tiempo en los entrenamientos.

Consciente de que los problemas físicos han mermado su desempeño, el serbio volvió a tomar una decisión bastante drástica, pues eligió quedarse sin equipo. Ni entrenador, ni fisioterapeuta y tampoco preparador físico estarían con él. Y por el momento sigue de la misma manera.

El último descalabro importante para Novak llegó en el Masters 1000 de Roma, donde llegó a la final pero perdió con Alexander Zverev, sumando una nueva desilusión en el 2017.

Novak Djokovic está a pocos días de completar un año calendario desde que comenzó su declive y, pese a todo, sigue en el número dos del mundo. Para poder volver a la cima necesita “volver a la ‘oficina’, entrenar esas horas y volver a concentrarse en lo que le hizo fuerte en el primer lugar”, dijo Boris después de su separación y el tenista lo sabe a la perfección, pues aunque el deporte blanco dejó de ser su prioridad, no oculta el deseo de volver a ocupar la posición más privilegiada.

“Juego con la misma pasión y amor desde que tomé una raqueta por primera vez. El tenis me da fuerza y grandes emociones, seguiré jugando pensando en ser el número uno, quiero volver a serlo…solo que no es mi máxima prioridad”, aseguró hace unas semanas Nole, por lo que no sería extraño volver a verlo en la cima del ATP y alzando más títulos.

Para celebrar sus 31 años, Novak decidió cambiar de patrocinador y de imagen, en el que podría suponer el primer paso para cambiar toda la corriente que ha estado en contra de él en los últimos meses. Nole necesita volver a ser él, en todos los sentidos que lo rodean para ser el mejor de nueva cuenta. Falta saber si el propio jugador decide ser el número uno de nuevo, porque el talento lo tiene y de sobra.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106