Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

La comida se vuela la barda en los estadios de beisbol


La comida y el beisbol tienen una relación única. Ya sea en Estados Unidos, México o donde sea, siempre se podrá contar con suculentos platillos para ver el “rey de los deportes”

El beisbol es un deporte largo, muy largo de ver. Sabes que al menos te esperan tres horas del “rey de los deportes” en cada juego, por lo que es posible que en cierto momento del partido te dé hambre y en ese aspecto el beis se pinta solo. Así como ofrece una gran variedad de jugadas, también lo hace en comida.

El platillo principal que se vende en cada inmueble depende de la región donde uno se encuentre. Por ejemplo, en la “pelota caliente” de Estados Unidos encontrarás a varios vendedores entre las butacas ofreciendo hot-dogs, ya que es la comida por tradición, gracias a la facilidad para comerlo y su precio.

No por nada, el mismísimo Babe Ruth logró degustar una docena de perros calientes después de un juego, lo que sirvió para darle popularidad a este “snack”. De acuerdo a Univisión, el consumo promedio de hot-dogs llega a la increíble cantidad de 21.4 millones por temporada, una verdadera locura. Por supuesto también están las pizzas o las hamburguesas, pero en definitiva, esta es la comida preferida en Estados Unidos.

La situación de los platillos cambia completamente en México en comparación a los gringos, ya que en los estadios aztecas parece que cada uno tiene su platillo principal, e incluso hasta un lugar en específico.

El estadio José Vasconcelos, de Oaxaca, puede presumir sus tostadas de salchicha oaxaqueña, en el norte, los tacos de discada no pueden faltar y, específicamente, en el Palacio Sultán, las tortas Minuit son imprescindibles para decir que fuiste a ver a los Sultanes.

En la Ciudad de México hay un caso hasta cierto punto “atípico”, ya que en los estadios donde han jugado los Diablos Rojos del México el plato tradicional son los tacos de cochinita, comida más relacionada al estado de Yucatán, pero hecha tradición en el Parque del Seguro Social. Sin embargo, los mil quinientos (o dos mil) tacos vendidos en un juego de postemporada en el “infierno”, de acuerdo TVC, son la muestra perfecta del arraigo que se tiene por esta comida.

Además la comida mexicana que se vende en los estadios ha logrado traspasar las fronteras, ya que es común verla en Estados Unidos, pues a los norteamericanos les encanta este tipo de platillos.

El mejor ejemplo para sustentar lo anterior es lo recién acontecido en el Safeco Field, de los Seattle Mariners, donde decidieron vender chapulines como snacks para tratar de innovar, pero el éxito fue tan rotundo que en tres días se consumieron 18 mil piezas de esa “nueva” comida para ellos.

Ahora bien, si tú decides ir al beisbol y no comer nada porque no se te antoja o bien no te da hambre, siempre quedará la cerveza como salvación, pues es tan común ingerir está bebida como ver una pelota en un parque de beisbol, aunque nada suplantará la oportunidad de probar un delicioso hot-dog o unos tacos de cochinita, ¿no crees?

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106