Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

El renacer de la vieja potencia olímpica


Corea unió a los grandes: por primera vez desde Múnich, el boicot político no hizo parte de los Juegos Olímpicos. Dentro de la competencia, la bandera Soviética se vio más veces que nunca en lo más alto del podio, exceptuando cuando el evento se hizo en casa cuatro años antes. Nadie sabría que nunca más en la historia, la potencia del martillo y la hoz se verían en el plano internacional.

potencia

Para Barcelona, la Unión Soviética se derritió con la Guerra Fría y los países que alguna vez se vieron en lo más alto del ranking olímpico, compitieron bajo el equipo unificado y los aros fueron su estandarte.

El cambio ha sido radical: entre Helsinki 1952 y Seúl 1988, sólo en tres ocasiones no terminaron con el primer lugar del medallero y en perspectiva, en su peor participación terminaron con cuatro preseas más que las que ha conquistado México en toda su historia olímpica: 67.

Sin embargo, en la actualidad, Rusia sigue siendo una potencia olímpica: terminó en segundo lugar tanto en Atlanta como Sydney; tercero en Atenas y Beijing. En las últimas ediciones, los nórdicos cayeron del podio y acabaron en cuarto lugar, llamando la atención el caso de Rio 2016, donde no alcanzaron su mínima histórica de 60 medallas, acabando con 55.

BOUCHER, Gaetan

El dominio soviético llegó a tal grado que aún hoy, mantienen los récords de medallas en gimnasia, con 184, lucha grecorromana con 116, levantamiento de pesas donde presumen 62 preseas, voleibol con 12 y balonmano con seis.

En comparación, Rusia, aunque muy joven en el sentido competitivo, sólo presume 56 en lucha, siendo su mejor actividad en cuanto a cantidad. Sin embargo, se han erigido como una potencia en nado sincronizado, ganando todas las medallas de oro disponibles en la prueba para llegar a un total de 10.

En el caso de los Juegos Olímpicos Invernales, la distancia también se mantiene: de nueve participaciones bajo la bandera soviética, conquistaron siete medalleros con dos segundos, mientras Rusia sólo presume dos primeros puestos con un tercero. De ahí en fuera, acabaron cuartos en Turín, quintos en Salt Lake City y undécimos en Vancouver.

normal

El poder de la vieja unión, al igual que geográfica y políticamente, se desvaneció en el deporte, repartiendo oros, teniendo a Ucrania como la segunda gran potencia con 121 medallas desde Atlanta 1996. La estrella bajo un manto rojo se apagó y con el, un camino que tomó China y Gran Bretaña como las nuevas potencias del olimpismo.

Link copiado al portapapeles

Omar García

@Omarrgc