Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Julio César Chávez Jr: ¿última llamada para mantener viva la leyenda?


La carrera de Julio César Chávez Jr ha sido una constante de altibajos y ante Dominik Britsch, el “hijo de la leyenda” tiene la oportunidad de reivindicarse… o claudicar

Se dice que las segundas partes nunca son buenas y en el deporte es muy común verlas. ¿Alguien sabe algo de los hijos de Pelé o Diego Armando Maradona? Pues México también tiene sus versiones pero en el boxeo gracias a la familia Chávez.

Julio César Chávez es considerado uno de los mejores pugilistas en la historia del país azteca. Su hijo, Julio César Chávez Jr, trató de seguir sus pasos, pero después de 13 años de carrera boxística “Julito” ha dejado más decepciones que certezas.

Hasta el año 2009, las cosas para el “hijo de la leyenda” no iban mal. Pese a que todavía no disputaba ningún título mundial, su foja registraba 26 peleas ganadas y una empatada, un récord nada despreciable. Sin embargo, los problemas comenzaron en el siguiente enfrentamiento.

Pese a conseguir el triunfo, el 14 de noviembre de 2009 ante Troy Rowland, la decisión de la pelea fue cambiada a “no disputada” debido a que el “Junior” dio positivo por furosemida, un diurético que ayuda a bajar de peso y maquillar el uso de esteroides. Este tropezón le costó siete meses de suspensión y el pago de diez mil dólares.

El primer regreso de Chávez Jr fue muy bueno. De la mano de Freddy Roach, el púgil alcanzó la victoria en dos peleas, antes de llegar a su primer combate efectivo para el título mundial contra Sebastian Zbik, que le sirvió para convertirse en campeón de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo.

Con el cinturón en sus manos, “Julito” lo defendió con éxito ante Peter Manfredo Jr, Marco Antonio “El Veneno” Rubio (12 días antes fue detenido por conducir en estado de ebriedad) y Andy Lee.

La segunda caída importante en la carrera del primogénito del “Gran Campeón Mexicano” fue su derrota contra Sergio “Maravilla” Martínez (15 de septiembre de 2012), quien le propinó su primera derrota profesional y le arrebató el cetro de peso medio del CMB.

Además, seis meses posteriores a la pelea frente al argentino se confirmó que Julio consumió mariguana antes del combate y fue sancionado por la Comisión Atlética de Nevada con 900 mil dólares y nueve meses de suspensión. Otro historia negra en la carrera del “Junior”.

A partir de ese momento, las peleas de “Hijo de la Leyenda” han sido esporádicas. Desde 2013 al presente, solo se ha subido al ring en cuatro ocasiones. Dos veces para medirse a Brian Vera (ganó ambas, pero sin relevancia), otra para enfrentar al polaco Andrzej Fonfara, que lo derrotó por KO técnico pues Julio no salió para el décimo asalto. Y, en su último combate, no dio el peso adecuado, pero terminó por ganarle a Marcos “Dorado” Reyes.

A mediados de 2016 estaba pactado su regreso, pero alegó problemas físicos y dejó “plantados” a Badou Jack y J’Leon Love.

La inconsistencia de “Julito” fue tanta que su padre, en algún momento, pidió el retiro de su vástago. “[…] Estoy sumamente decepcionado, triste y preocupado por su indisciplina. Si este muchacho, mi hijo, sigue con esta indisciplina e irresponsabilidad que tiene yo mejor deseo que se retire, que no pelee”.

El destino (suerte o buen promotor) le ha dado otra oportunidad a Julio y el próximo nueve de diciembre tendrá, lo que puede ser catalogado, su tercer “gran regreso” aunque quizá sean muchos más. El rival será alemán Dominik Britsch, peor Julio está consciente de lo que se juega: ‘Si no le gano a Britsch, se acabó’, dijo al rotativo Récord.

Quizá esta sea el último llamado para que la leyenda Chávez siga con vida, habrá que esperar que su el “Junior” quiere seguir luchando por la gloria o ser “uno más del montón”.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106