Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Gordie Howe: el rey del gol en la NHL


Su cara es conocida, aunque el nombre que lo hizo más famoso fue Woodrow: “Le gusta pasear de la mano de una dama, cenar a la luz de las velas y odia los yo-yo’s”. Aquel jugador que Bart Simpson recortó para dar cara al romance por correspondencia con la maestra Krabbappel, tiene una marca que cumple 48 años y es que un 4 de diciembre de 1968, Gordie Howe se convirtió en el primer jugador de todo el hockey profesional en llegar a los 700 goles.

howe

Su apodo es de igual proporción a su legado en el deporte: “Mr. Hockey”. Por 26 años, vistió el suéter de los Detroit Red Wings, con excepción de su temporada debut, cuando jugó con los Omaha Knights, siendo la carrera más larga para un atleta de las cuatro ligas más importantes de Estados Unidos: NFL, NBA, MLB y NHL, siendo además, el único canadiense de la lista.

Con cuatro títulos de Stanley Cup, los Red Wings fueron una potencia con Gordie Howe, teniendo sólo seis temporadas sin postemporada en ese cuarto de siglo: 1958, 1961, 1966, 1967, 1968 y 1970.

Durante su carrera en la NHL, Howe anotó 801 goles, marca que sostuvo hasta que Wayne Gretzky la rompió con los Kings de Los Ángeles en 1993.

get-well-gordie-e1414812413592

Además, tiene el récord indiscutible para un atleta de las cuatro ligas grandes de más selecciones a un juego de estrellas con 23, que entre 1956 y 1970, sólo faltó a una de ellas.

La misma longevidad, hace evidente que siga manteniendo el récord a más partidos en la historia de la NHL con 1767.

Su carrera le valió, eso si, el reconocimiento inmediato por parte de la liga y dos años después de su retiro con los Red Wings en 1970, fue inducido al Salón de la Fama de la especialidad en su primer año de elegibilidad.

NHL

Hoy además, el juego le rinde tributo con una hazaña titulada “Gordie Howe Hat Trick”, que consiste en un gol, una asistencia y una pelea en el mismo partido. Hecho que el jugador consiguió en un par de ocasiones en su carrera.

Uno de los atletas, quizás, más ilustres en la historia del deporte. La longevidad marca un pico que difícilmente podrá ser roto en el corto plazo. Sin embargo, siempre será recordado porque el viento le susurrará el nombre: Edna.

Link copiado al portapapeles

Omar García

@Omarrgc