Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Óscar Pistorius: una “víctima” de su condición


Y ahí estaba: inerme, sin las prótesis que lo pusieron en el plano internacional. La imagen enternece. Sin embargo, el contraste del por qué no solo le da balance; le quita cualquier posibilidad de encontrarlo como un luchador. Oscar Pistorius estaba en un tribunal sudafricano demostrando su poca movilidad tras ser acusado por el asesinato de su novia Reeva Steenkamp.

oscar-pistorius-800

Luego de la prueba, el ex atleta olímpico fue condenado por homicidio involuntario. Sin embargo, una apelación de la parte acusatoria, desencadenó en la última sentencia: asesinato y seis años de prisión.

Ya dentro de la Prisión Federal de Pretoia, el velocista pidió a la Corte un cambio de sede por motivos de su discapacidad. Menos de un mes después de su solicitud, Pistorius fue trasladado a Atteridgeville, una cárcel donde los presos cumplen condenas de máximo seis años y donde existen celdas que en efecto, están adaptadas a personas con discapacidad.

Una vez más, Pistorius convirtió una situación de vulnerabilidad en su favor, esto pensando que la historia de superación, que no deja de ser sobresaliente, pero de nuevo recurrió a una situación para ser considerado en una categoría especial, que además, se torna contradictoria: de pronto ese deseo por participar en los Juegos Olímpicos y no en los Paralímpicos se transformó, el atleta volvió a sentirse vulnerable y necesitado de una prisión especial, deseaba ser tratado de forma distinta, ergo: mejor.

2012-paralympic-gold

Y no sólo eso. Antes del traslado, desde julio de 2016, Oscar Pistorius no había podido entrar en el programa de rehabilitación social por un intento de suicidio que lo llevó al hospital durante meses por heridas en sus muñecas producidas con navajas, evitando que fuera el muerto 29 por esta causa, siendo sus predecesores, todos de raza negra según el portal South African History Online.

Hasta cierto punto, pareciera que el héroe no se ha difuminado del todo. Que la celebridad sigue acaparando reflectores y que sigue recibiendo un trato diferencial al de la gran mayoría de los 159 mil 241 presos que, según el Business Tech de Sudáfrica, es la undécima población más amplia del mundo.  

Link copiado al portapapeles

Redacción Los Pleyers

@ceroceromx