Link copiado al portapapeles
#Otros deportes

Canelo vs. Smith: es de ganar o ganar para Álvarez


Las fechas patrias vuelven a tener a un pugilista 100 por ciento mexicano como protagonista. Saúl “El Canelo” Álvarez subirá al encordado en el AT&T Stadium de Dallas, Texas, para enfrentar al británico Liam Smith por el título súper welter de la OMB.

Desde que se anunció la pelea hace poco menos de tres meses, el peleador tapatío fue criticado por tomar una “carta fácil” al elegir a Smith como rival, ya que no contaba con el reconocimiento mundial para encabezar una función en septiembre y uno de los pago por evento más importantes del año.

La pelea contra Gennady Golovkin se disolvió en un instante, las palabras que pronunció Álvarez tras derrotar a Amir Khan en mayo pasado se las llevó el viento. “Vamos a dejarnos de mamadas”, dijo el jalisciense refiriéndose al kazajo, pero en poco tiempo el panorama cambió, el CMB no pudo obligar a “Canelo” para enfrentarlo y el plan tuvo una nueva dirección, un peleador con fajín mundial y que se adaptara a las condiciones contractuales de Golden Boy Promotions. La respuesta fue Liam Smith.

El británico representa un reto interesante para el estilo del “Canelo”, es un campeón con buena movilidad, rápido de puños y que le gusta el intercambio, además de que se mantiene invicto y sus ocho últimas peleas las ha terminado antes que la campana suene.

Álvarez tendrá que trabajar cada round con paciencia y maltratando el cuerpo de su rival, para terminarlo con su potente mano derecha.

Smith nunca ha peleado en territorio norteamericano, el escenario podría ser abrumador para él ante una afición que será casi por completo mexicana. Su cinturón está en juego, aunque tiene todo que ganar: fama, posicionarse como uno de los mejores del mundo, mientras que “Canelo” arriesga su prestigio al bajar de división.

Fuera de toda polémica, el mexicano y el británico tienen la responsabilidad de subir al encordado con 155 libras de peso, frente a miles de personas en el magnánimo estadio de los Dallas Cowboys. Saúl Álvarez tiene que responder al cartel que se le ha asignado, ser la máxima figura del pugilismo actual ante el retiro de Floyd Mayweather y el gris regreso de Manny Pacquiao, además de volver a dar una alegría a nuestro país en un fin de semana patrio.

Las últimas ocasiones que un pugilista mexicano estuvo en la pelea estelar de un pague por ver en el mes de septiembre cayeron derrotados. En 2012, el “Hijo de la Leyenda”, Julio César Chávez Jr. fue derrotado por el argentino Sergio “Maravilla” Martínez por decisión unánime, mientras que el mismo “Canelo” sufrió un descalabro en 2013 ante Mayweather vía decisión mayoritaria.

La última ocasión que un “mexicano” salió con la mano en lo alto en un fin de semana patrio fue en 2002 cuando Óscar de la Hoya venció a Fernando Vargas (si sólo contabilizamos los PPV de Showtime y HBO).

“Es una gran responsabilidad representar a México en estas fechas… Para mi también es un orgullo retomar estas fechas para mi país”, comentó el tapatío para ESPN esta semana.

“Canelo” tiene como meta silenciar a sus críticos, pero más allá, tiene la responsabilidad de devolverle la gloria al pugilismo mexicano en el mes de septiembre y con ello, pensar en un rival de mayor cartel para su próximo compromiso. Liam Smith sólo puede pensar en ser el aguafiestas de todo un país y con ello hundirlos más en su “malaria” con los guantes.

Por. Ángel Mario Martínez

 

 

 

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr