Link copiado al portapapeles

The Devil’s Pub: la paciencia que necesita el Man U


Paciencia es una palabra difícil de aceptar. Es uno de esos valores que se saben sagrados, pero que inevitablemente se escapan sobre el despeñadero de nuestra ira.  El Manchester United, su afición, sus jugadores e incluso sus directivos viven justo ahora sobre una sequía se paciencia.

De los cinco partidos que los red devils únicamente se ganó uno contra el Southhampton. Estas no son buenas noticias para un equipo que invirtió millones de euros en jugadores y directivos para levantar a su club. José Mourinho es conocido por ser uno de los mejore Directores Técnicos del mundo, sus estrategias y formas de juego lo han llevado a ganar las más grandes preseas con equipos como el Inter de Milán y el Chelsea; y sin embargo, los resultados luce elusivos y las dudas comienzan a florecer.

Las credenciales de Mou son bastantes, pero sus triunfos con el Manchester parecen elusivos. El inicio del descontento comenzó cuando el United fue descrito por la prensa inglesa como un club en crisis (ABU, Anybody but United). El nuevo manager va totalmente en serio con su trabajo y sus planes de entrenamiento poseen una complejidad escondida que han convencido a los directivos; sabe lo que hace. El problema es que el renombrado estratega se dio cuenta de que su nuevo empleo es mucho más grande de lo que pensaba y que los comentarios de Moyes y van Gaal no eran injustificados. El reto está ahí, pero el talento también.

Por otro lado, la estrella más cara del club, Paul Pogba, tampoco parece florecer bien en el campo de los sueños. En los últimos juegos el extravagante medio no ha cumplido y, lo que es aún peor, no parece valer los millones de euros que se gastaron en él. En una primera lectura pareciera que el club tomó una mala decisión al contratar al francés. Sin embargo, hay que recordar el caso de Diego Forlain, quien durante su paso por los devils tardó toda una temporada en adaptarse a las nuevas condiciones del equipo. No anotó su primer gol hasta el inicio de su segunda temporada, en la cual terminaron siendo los campeones de la Premier League.

¿La enseñanza? Paciencia. El Manchester United necesita paciencia. Las grandes hazañas no se suceden en un día y los grandes equipos no se construyen en cinco juegos. El partido contra el Leicester parece perfecto para comenzar a cosechar frutos, pero si aún no es tiempo sólo habrá que tener paciencia. La gloria tarda, pero llega.

Link copiado al portapapeles

Axel Huémac

@soyunahiena