Link copiado al portapapeles
#Luchas

Vivir en pecado, la convivencia de la Lucha Libre y el espectáculo


La lucha libre tuvo que aprender a convivir con la farándula, el show y los personajes “petardo” para sobrevivir, situación que muchos no perdonan.

El arte del pancracio tiene muchas décadas en nuestro país, durante muchos años hemos visto a luchadores de la talla de El Santo, Blue Demon, Mil Máscaras, Blue Panther y muchos otros entregar sangre y sudor en el cuadrilátero para complacer a un público exigente mediante llaves, golpes y vuelos. Para molestia de los más puristas, este deporte, que se ha arraigado tanto con la cultura mexicana, tuvo que aprender a convivir con la farándula, el show y los personajes “petardo” para tomar impulso y mantenerse con vida.

Realitys, programas de comedia y hasta espectáculos de striptease se convirtieron en las plataformas que los luchadores buscaron para mantenerse vigentes más allá del ring, al mismo tiempo que algunos “artistas” intentaron subir al cuadrilátero y hacer carrera.

El quinto deporte más popular en nuestro país según Mitofsky (por detrás del futbol, boxeo, beisbol y basquetbol) tuvo que hacerse de un “parásito” indispensable para subsistir. Un “pecado” que pocos perdonan.

***

CUANDO EL BAILE DEJA MÁS

El caso de Latin Lover, luchador regiomontano, es el que mejor puede ilustrar la necesidad de la multilabor que deben tener los amos del pancracio.

Víctor Manuel Reséndez Nuncio es el nombre real de Latin Lover, luchador que dejó buena impresión en las empresas para las que trabajó como la internacional WWF, Consejo Mundial de Lucha Libre, circuito independiente y principalmente la AAA, donde fue figura y protagonista de grandes rivalidades.

Sus luchas en la tres veces estelar son algunas de las más recordadas, así como su participación la final del Rey de Reyes de 2009 o sus feudos con El Hijo del Perro Aguayo, Chessman, Cibernético y otros. Su calidad luchística no queda en duda, sin embargo nunca logró escalar al nivel de las grandes leyendas por su “gran pecado”, convivir con el show y los reflectores del espectáculo.

Latin Lover pasó de los aplausos y gritos de las aficionadas a la lucha libre, a las nalgadas en el espectáculo de Solo Para Mujeres y los votos electrónicos en Bailando por un Sueño.

Muy pronto los mismos luchadores tachaban al regiomontano de un simple bailarín o de homosexual. En el ambiente artístico lo criticaban por no tener las “credenciales” suficientes para ser conductor (recordemos que tuvo un programa llamado Muévete junto a Maribel Guardia) o actor (apareció en la novela Velo de Novia).

“La gente me tiraba, incluso famosos como Pepillo Origel decía: ‘Cómo es posible que él esté ahí si no es conductor’. Pero yo no veía eso, yo decía: ‘Me van a pagar tanto por conducir un programa de televisión’. Pero todo fue tan rápido que en un abrir y cerrar de ojos se acabó”, declaró el luchador al programa norteamericano Suelta la Sopa.

Y es que ambos mundos, lucha libre y espectáculo, no son tan diferentes. La lucha de egos y envidias atacan de la misma manera como lo reconoció Latin: “Hay mucha hipocresía y falsedad en el medio del espectáculo, mucha más que en la lucha libre”.

Atrás quedarán las imágenes de Latin Lover con los fajines de la AAA, siendo Rey de Reyes en 1997 o defendiendo los colores de México en la WWF. Todos recordamos su nombre y lo asociamos inmediatamente encuerandose para cientos de mujeres junto a Sergio Mayer.

“En esta etapa de mi vida no quiero pelear por un sitio en la lucha libre, después de 22 años de luchador creo que gané un lugar, sé que viene gente nueva empujando muy fuerte y no voy a competir con ellos”, declaró Latin Lover al no confirmar su retiro de la lucha a pesar de estar más de cuatro años alejado del pancracio.

Así como Latin, casos como los del mismo Dr Wagner Jr en un reality de aventura, Marco Corleone en programas de comedia o hasta la Parka en todo lo que le ofrecen en los foros, pululan alrededor del cuadrilátero. Es mejor pagado el aparecer haciendo el ridículo en pantalla que matándose en los rings y gimnasios. ¿Alguien los puede culpar?

***

DE ARTISTAS IMPROVISADOS

“La Arena Coliseo de Monterrey estaba a punto de desaparecer hace 12 años, venía la AAA, el CMLL y no metían ni 500 personas. Entonces estuvo a punto de cerrar y llegaron los enfrentamientos de Niurka, Patricio Zambrano, Konan Big, Alfonso de Nigris y se llenaba. Maribel Guardia venía y metía 5 mil personas con precios que la gente normalmente no pagaba. Gracias a los artistas la Arena Coliseo no se cerró, gracias a los artistas se creó un nuevo público”, declaró el promotor de Lucha Libre regiomontana, Roberto Figueroa a Los Pleyers apenas hace un año.

La falta de grandes ídolos del pancracio hace que la búsqueda de protagonistas mute a otras plataformas como lo es el espectáculo.

Monterrey es el más claro ejemplo de esto, las funciones que llenan las arenas son las que incluyen a conductores de Multimedios Televisión, Edecanes o hasta luminarias nacionales, quienes más allá de prepararse para lo que te exige un deporte como la Lucha Libre, solo se aprenden un par de movimientos y hacen mímica sobre la lona.

No es criticable, este es un recurso (si, muy burdo) del que promotores y arenas han recurrido para subsistir.

“No se pierde la esencia de la lucha libre. Al contrario, es muy triste cuando la afición se olvida que en la cartelera hay cinco luchas más, el deporte no debe estar peleado con el espectáculo, la gente crucifica eso. Pero esto siempre ha existido, la afición es muy cerrada”, afirmó Figueroa a entrevista con Jair Toledo de Los Pleyers.

***

NO ES EVOLUCIÓN, ES SUPERVIVENCIA

Trabajo es trabajo, bien lo dicen. Los bajos salarios en la lucha libre han orillado a sus protagonistas a expandirse en sus labores, al mismo tiempo la industria necesita del favtor morbo con personajes improvisados para mantenerse. Aunque para ellos es ganar-ganar, para los aficionados aún es difícil ver esta combinación.

Nos guste o no, ésta simbiosis es necesaria y como aficionado debemos de aprender a disfrutarla.

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz