Link copiado al portapapeles
#Luchas

TNA es alérgica al éxito constante


TNA vive de destellos, de éxitos efímeros en los que se aferra a la vida viviendo bajo la enorme sobra del gigante que es la WWE.

“Hay fans de TNA que son fans apasionados, pero la saturación de la marca WWE es inigualable. Pero si llegase a haber un holocausto nuclear mañana, las únicas cosas que sobrevivirían serían ratas, cucarachas, Sabu, Sandman y TNA. TNA de alguna forma sobrevivirá”, fueron las palabras del luchador MVP para describir a la empresa de lucha libre norteamericana y mayor razón no podría tener.

Demandas, problemas económicos, fuga de talento y hasta “nazis” interesados en comprar la compañía (rumores de los ex luchadores Ron y Don Harris), todo esto y más es lo que ha soportado la promotora de eventos luchísticos durante más de una década de vida en los encordados norteamericanos, además de vivir eternamente a la sombra del titán de la industria, la WWE.

TNA, y como también es conocida ahora, Impact Wrestling ha mutado un sinnúmero de ocasiones buscando mantenerse a flote en una industria acaparada por la familia McMahon, tanto que ha tenido que ser rescatada por figuras del medio del espectáculo.

Tal es el caso de Billy Corgan de los Smashing Pumpkins, quien el año pasado llegó a formar parte de las filas de la empresa como presidente y principal inversionista de la misma. El impulso que le dio Corgan a la empresa benefició en cuanto a la audiencia, sin embargo todo terminó en una demanda fallida para el bajista hacia TNA y su anterior mandamás, la polémica Dixie Carter. Al final tuvo que retirarse por la puerta de atrás, eso sí con el dinero que invirtió en sus bolsillos ya que le fue devuelto.

Si tuviéramos que comparar a TNA con el mundo animal tendría que ser con algún carroñero, y eso es gracias a que se ha convertido en el hogar de las estrellas del pancracio en decadencia. Basta con recordar el paso de Ric Flair, Sting, Kurt Angle y hasta Hulk Hogan que se convirtió en la imagen “renovada” de la empresa que no funcionó.

Otro pecado que se le achaca a la compañía es que no aprendió a cuidar su talento y el mejor ejemplo es el popular AJ Styles quien desde la fundación de la empresa en 2002 estuvo presente. El luchador tuvo que marcharse de la empresa, tras 11 años, a finales de 2013 y dejando vacante el título mundial. Hoy, es una de las figuras más importantes dentro de la competencia, la WWE, donde ya obtuvo el fajín de campeón de peso completo.

Total Nonstop Action nunca encontró la fórmula de competirle a la WWE al tú por tú, ha viajado del PPV a la televisión abierta hasta los canales por cable enfocados a las mujeres (como le sucedió en 2016 en Pop TV). Mucho se decía que el problema era Carter y su visión en la compañía, hoy ya dejó de ser el rostro de TNA e intenta volver a sus raíces teniendo en la silla presidencial a uno de sus fundadores: Jeff Jarrett.

Impact Wresting se aferra a la vida como un luchador en los instantes previos al tercer conteo sobre la lona, sin embargo así ha sido su vida desde que comenzó.

TNA puede presumir que ha revivido carreras como las Angle y hasta los hermanos Hardy, pero no sabe mantenerse en el foco de atención del pancracio. Sus luchadores mutan al circuito independiente o hasta cruzan la frontera hacia la lucha mexicana. TNA es alérgica al éxito constante y como lo dijo MVP, si mañana se acaba el mundo lo único que sobreviviría a todo son: ratas, cucarachas, Sabu, Sandman y TNA.

 

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz